lll

Recibe cada mañana las últimas noticias. REGISTRARME

Recibe las noticias desde Telegram. ÚNETE

Quintá apela a la formación y a la rebaja fiscal para estimular a los empresarios

El empresario Andrés Quintá en las instalaciones de Extrugasa | Gonzalo Salgado

La mejora de la competitividad a través de la innovación y la investigación, unido a una rebaja de las cargas fiscales y una mejora de las comunicaciones terrestres son algunas de las claves que el empresario Andrés Quintá expone para estimular el emprendimiento de los verdaderos empresarios.


Quintá se basa en su dilatada experiencia vital y profesional para establecer que el futuro empresarial pasa por la internacionalización y para ello es preciso que las administraciones se impliquen desde la base, que no es otro punto que la educación.


En este sentido, el empresario sostiene que la educación debe ser el pilar básico sobre el que sostenga la planificación de futuro de la sociedad para que no solo se avance en el apartado académico, sino también en la cultura del esfuerzo, la superación y la responsabilidad.


Laboratorios tecnológicos

La preparación de los jóvenes, agrega Andrés Quintá, pasa por el fomento de la investigación, el I+D+i y convertir las facultades de ingeniería en auténticos laboratorios tecnológicos y evitar lo que se denomina “fuga de cerebros”.


Para ello, mantiene que es preciso conocer lo que hacen los mejores a nivel internacional asistiendo a ferias en todo el mundo para conocer de primera mano las nuevas sinergias que implementar después en los proyectos empresariales en busca de la internacionalización y favorecer así el producto interior bruto.


El empresariado ya ha avanzado en este campo por sí solo, pero debe contar con el empuje decidido de las instituciones para premiar la exportación y velar porque todos aquellos proyectos estratégicos que reciben subvenciones públicas se desarrollen con rigor y no desaparezcan a medio plazo por culpa de modelos especulativos y sin rentabilidad.


Y en este punto, el presidente del Grupo Quintá admite que las cargas fiscales y burocráticas generan un descontento generalizado porque asfixian a empresarios y trabajadores, limitando las capacidades de expansión.


La subida del precio de la luz, los peajes, los carburantes o los intereses que deben pagar los empresarios también son frenos al desarrollo de nuevos proyectos y echa en falta una política industrial favorecedora de las empresas electrointensivas.


La competencia de Portugal es otro de los aspectos que preocupa al empresario porque el país vecino oferta polígonos industriales dotados de servicios de logística, energía y extensión sin trabas burocráticas en caso de que se precisen ampliaciones.


Por otra parte, Andrés Quintá considera importante la construcción de un apeadero del ferrocarril en la zona industrial de Valga, entre Campaña y Cordeiro, puesto que representaría una notable utilidad en la rentabilidad de la reducción de costes de desplazamiento de mercancías a los puertos, además del beneficio social que reportaría a las familias trabajadoras.

Quintá apela a la formación y a la rebaja fiscal para estimular a los empresarios

Te puede interesar