miércoles 23.10.2019

La rotura de una tubería desprende el techo e inunda clases del colegio Don Aurelio

La Xunta suspende hoy las clases y sus técnicos volverán para comprobar el daño, que también hubo en libros y PCs

Una de las plantas del colegio inundada por la rotura de la tubería del agua que también afectó a libros y ordenadores | cedida
Una de las plantas del colegio inundada por la rotura de la tubería del agua que también afectó a libros y ordenadores | cedida

El colegio Don Aurelio de Cuntis permanecerá hoy sin clase después de que la rotura de una tubería de agua provocase importantes destrozos en el edificio. La avería se produjo en la tercera planta y se desconoce cuándo, pero el resultado es que ayer por la mañana se encontraron con el pasillo inundado y gran parte del falso techo de la primera y segunda plantas por los suelos. Además, el servicio municipal y Protección Civil de Cuntis tuvieron que retirar otras piezas porque presentaban peligro de derrumbe. De hecho, los efectivos fueron los primeros en acceder al edificio para que los servicios de limpieza pudieran entrar después con total seguridad. 


La tubería se rompió en la tercera planta y fue encharcando el pasillo y calando hacia las plantas inferiores. De hecho, fue la gerente de la cafetería, ubicada en la primera, quien dio la voz de alarma cuando el domingo por la mañana se acercó al lugar para reponer mercancía. 

Hasta el lugar se desplazó el alcalde, Manuel Campos, así como técnicos de la Consellería de Educación de la Xunta y miembros de la dirección del colegio. Las autoridades decidieron suspender las clases para la jornada de hoy y, en principio, podría ser suficiente porque la empresa contratada por el Concello tendría tiempo de dejar todo limpio. Otra cosas es que los techos permanecerán al descubierto hasta que se repongan las planchas que estaban llenas de lana de roca como aislante y que se empapó por la inundación, provocando su caída. Todo los restos fueron depositado fuera del centro para enviarlos a un gestor de residuos autorizados. De hecho, algunas aulas no sufrieron tantos daños y podrían utilizarse para retomar las clases el martes. 

Otra cuestión es también que será preciso pintar algunas zonas y reponer muebles de aglomerado, libros de la biblioteca y ordenadores que quedaron afectados por la inundación. De hecho, los técnicos de la Xunta volverán hoy para revisar los daños en las partes de hormigón donde se sujetan las placas porque algunas rompieron  y fue preciso retirarlas. En resumidas cuentas, que será preciso inyectar una considerable inversión para poder volver a desarrollar la actividad educativa con total normalidad.

Comentarios