sábado 15/8/20

Los 51 robos de la “peligrosa” banda de butroneros superan el millón en efectivo

El Juzgado de Instrucción número 1 de Vilagarcía dictó ayer prisión provisional y sin fianza para los cuatro presuntos integrantes de una “peligrosa” y “altamente especializada”

Los 51 robos de la “peligrosa” banda de butroneros superan el millón en efectivo

El Juzgado de Instrucción número 1 de Vilagarcía dictó ayer prisión provisional y sin fianza para los cuatro presuntos integrantes de una “peligrosa” y “altamente especializada” banda de butroneros procedentes del países del Este y desarticulada el pasado lunes en Vilagarcía. Su base de operación estaba en la capital arousana y desde allí perpetraron hasta 51 robos en polígonos de toda Galicia, con un valor estimado de un millón de euros en efectivo, sin contar “numerosos efectos”. 

Según fuentes del Tribunal Superior de Xustiza de Galicia (TSXG), los arrestados se acogieron a su derecho a no declarar cuando fueron sometidos a las preguntas del juez. Su paso por los juzgados vilagarcianos se prolongó desde media mañana y hasta la tarde, mientras que la Policía Nacional y la Guardia Civil daban cuenta en A Coruña del saldo de este operativo conjunto y mediante el cual dan por desarticulada la banda, cuyos integrantes fueron enviados a prisión provisional, comunicada y sin fianza como presuntos autores de delitos por robo con fuerza y pertenencia a organización criminal. 

Comprobaban la seguridad
El agente Juan José Vila, portavoz de la Policía, señaló que era un grupo caracterizado por su “alta especialización” en robos con fuerza y estaba “coordinado” hasta el punto de que había un “reparto de papeles” en la ejecución del delito. “Uno de ellos entraba en el polígono industrial un rato antes y hacía un primera tentativa para ver si saltaba la alarma. Tomaban medidas de seguridad para poder actuar con más calma”, detalló. 
Los investigadores también destacaron su “peligrosidad” y, de hecho, su arresto se produjo con la colaboración del Grupo de Operaciones Especiales (GOES) de la Policía Nacional. Todos ellos cuentan con antecedentes policiales, según las mismas fuentes, y tienen edades comprendidas entre los 38 y los 57 años de edad. En cuanto a su procedencia son naturales de Serbia, Kosovo y Albania. 

En total, los agentes estiman que, además de todos los objetos sustraídos, robaron en torno a un millón de euros en efectivo en los 51 robos que se les imputa. La investigación, que sigue abierta y en la que no se descarta la implicación en más robos, se inició a raíz de una denuncia de un robo en A Coruña en marzo de 2017, realizado por el procedimiento de butrón, en el que accedieron por el tejado de una nave de un polígono industrial de la zona de la Grela. Posteriormente se empezaron a denunciar robos similares en A Coruña (les imputan 25), Santiago, Ribeira y Marín y se empezaron a unir las piezas del puzzle. 
Entre sus víctimas también hubo empresas de la comarca de O Salnés. De hecho, los agentes les atribuyen sustracciones en polígonos industriales de Vilagarcía y Cambados (en el puerto de Tragove y en Sete Pías). En cuanto al “modus operandi”, los agentes señalaron que siempre era el mismo y se les incautó gran cantidad de material cuando fueron detenidos. En concreto, en los dos registros domiciliarios practicados en los pisos de alquiler en los que residían en el barrio vilagarciano de As Bocas. 

Plantilla policial, “mermada”
A la vista de esta operación, desde el Sindicato Unificado de Policía Nacional señalaron ayer que la realidad “refrenda las reiteradísimas denuncias” realizadas por la falta de efectivos en Vilagarcía. “Se está haciendo patente y vamos viendo cómo se van asentando grupos peligrosos en la zona” como, asegura, quedó demostrado con esta organización y la última operación contra el narcotráfico registrada en la ciudad. 
Desde la UFP insisten en que la plantilla está “cada vez más mermada” con cinco policiales actualmente de baja, tres en comisión en Vigo y otro que “se acaba de jubilar hace un mes” en  un plantel de casi un centenar de policías, lo que le parece “rozar el ridículo” para mantener la seguridad en la capital arousana. Es más, aseguran que el próximo envío de seis agentes en prácticas “no soluciona el problema” y hasta puede suponer un problema mayor y  reiteran la necesidad de crear la Unidad de Prevención y Reacción con base en Pontevedra y servicio en esta villa.

Comentarios