lunes 25/1/21

Las analíticas certifican que el agua del colegio de Carril no es apta para consumo

Las analíticas han constatado que los niveles de hierro presentes en el agua del colegio Rosalía de Castro de Carril doblan el límite permitido, por lo tanto no es apta para el consumo así que se mantiene la prohibición de beber del grifo

Vista de uno de los baños del colegio cuya reforma viene reclamando la ANPA desde hace tiempo | gonzalo salgado
Vista de uno de los baños del colegio cuya reforma viene reclamando la ANPA desde hace tiempo | gonzalo salgado

Las analíticas han constatado que los niveles de hierro presentes en el agua del colegio Rosalía de Castro de Carril doblan el límite permitido, por lo tanto no es apta para el consumo así que se mantiene la prohibición de beber del grifo y se seguirá suministrando agua embotellada. La Consellería de Educación renovará “de inmediato” las tuberías en mal estado y el Concello “aproveitará estas obras para retirar a tubaxe de fibrocemento que se atopa na entrada do colexio”, informaron desde la Xunta.

Obras municipales
Las mismas fuentes señalaron que los resultados de las analíticas, realizadas por los servicios de Saúde de la Xunta, contemplan elevados niveles en el interior del las instalaciones y el exterior. Con todo, “os técnicos de Sanidade matizan que os niveis son superiores no interior do colexio, o que evidencia a necesidade de cambiar as tubaxes polas que se circula a agua da traída”.


El propio conselleiro de Educación, Román Rodríguez, se puso en contacto por la tarde con el alcalde, Alberto Varela, para informarle de los pasos dados. Previamente, por la mañana, Varela había reiterado su petición de una entrevista urgente con él para abordar este asunto. Desde Ravella explicaron que el viernes le llegaron los resultados de la analítica realizada en febrero y ayer por la mañana la de marzo y que estos arrojaron la presencia de 1.293 microgramos de hierro por litro de agua analizada en uno y de 1.440 en otra, cuando los valores máximos permitidos son de 600 microgramos.

De este modo, las aguas que salen de los grifos del colegio carrilexo “non son aptas” para el consumo, “co engadido de que tal cantidade de ferro bloquea a acción do cloro de aí que as análises certifiquen a ausencia de desinfectante residual”, añadieron desde Ravella. A mayores, y siguiendo el protocolo, ayer se hizo una nueva analítica de hierro y cloro en el exterior y el interior del colegio, cuyos resultados aún no se conocen.

“Problema de fondo”
Las obras serán “inmediatas e prioritarias” y, de hecho, ya están siendo evaluadas por los técnicos de la Xefatura Territorial de Educación de Pontevedra y se harán por la vía de urgencia. Estas consistirán en la renovación de las tuberías en mal estado.

Ravella le trasladó a Educación que “non se trata dunha mera cuestión de mantemento dun colexio, senón dun problema de saúde pública” y por ello espera que los trabajos se correspondan con una “reposición total del sistema de fontanería”, en la que no se ha actuado en los 30 años de existencia del centro. Es más, desde el gobierno local recordaron su disposición a colaborar como ya hicieron con el pabellón de Rubiáns o el comedor de O Piñeiriño, pero “neste caso o problema de fondo é outro”.

Comentarios