martes 20.08.2019

El comedor de Cáritas asistió a más de 300 personas durante el año pasado

Por la casa de acogida de San Cibrán pasaron un total de nueve mujeres y ocho hombres en 2018

Donaciones como las de los colegios contribuyen a que Cáritas pueda seguir llevando a cabo sus programas | gonzalo salgado
Donaciones como las de los colegios contribuyen a que Cáritas pueda seguir llevando a cabo sus programas | gonzalo salgado

Cáritas Interparroquial de Arousa sigue siendo una de las puertas principales a las que llaman las personas que se encuentran en una situación complicada en el aspecto económico o social. El comedor social, con sede en la Praza da Constitución, es uno de los principales servicios de la entidad, que el año pasado sirvió un total de 14.114 comidas y cenas a 316 participantes.


Es uno de los servicios básicos de la entidad que utilizan en muchas ocasiones personas que carecen de un hogar permanente. También son usuarios de otras prestaciones, como el rppero, que utilizaron 545 personas, la lavandería, con 69, los servicios de higiene, con 37 y los talleres de alfabetización, por los que pasaron 17 participantes.
La memoria de Cáritas Interparroquial de Arousa recoge entre los logros alcanzados en materia de servicios básicos la mejora de los hábitos saludables entre los participantes.


Además, la entidad cuenta con una casa de acogida por la que pasaron durante el año pasado un total de nueve mujeres y ocho hombres con edades comprendidas entre los cero y los 65 años. Las mayoría, una docena, eran españoles, mientras que cinco eran de otros países. Las intervenciones realizadas en San Cibrán, más de tres mil, permitieron alcanzar cuatro inserciones laborales. Las instalaciones cuentan con una huerta y un invernadero en los que colaboran los participantes en el programa. Este programa se denomina “Proyecto Siembra” y contó con 13 participantes entre 21 y 65 años. La recuperación de hábitos laborales y la educación ambiental son algunos de los logros conseguidos en 2018, cuando se llevaron a cabo un total de 1.083 talleres prelaborales y seis educativos, así como dos jornadas de sensibilización.


En cuanto al apartado de atención primaria, que incluye acompañamiento y acogida, apoyo en las necesidades básicas y orientación y asesoramiento, Cáritas realizó un total de 3.336 intervenciones, la mayor parte, 1.567, relacionadas con la salud. Fueron 953 los participantes, de los que 597 eran hombres y 356 mujeres; la mayor parte, 365, eran jóvenes, al situarse en la franja de edad que va e los 18 a los 33 años, pero solo cinco eran menores de edad. Entre los logros alcanzados, la entidad destaca que se redujo paulatinamente la “cronicidad”, ya que muchos de los atendidos llevan tiempo en la misma situación, y que se impulsó el desarrollo de la autonomía de los participantes

Atención a mayores
Cuenta también Cáritas con un servicio de apoyo a los mayores y dependientes que viven solos. El servicio, denominado “Comedor sobre ruedas”, prestó asistencia a un total de 23 personas, de las cuales catorce son hombres y nueve mejores y la mayoría, 15, tienen más de 66 años. Los voluntarios y trabajadores de la entidad prestan
acompañamiento diario, apoyo social y emocional y contribuyen ala mejora en la salud y calidad de vida de los participantes, permitiendo que puedan continuar en sus hogares. En cuanto al programa “Arrumí”, para las mujeres de la comunidad gitana, incluyó un total de 193 intervenciones, tanto colectivas como individuales. Las campañas de sensibilización son una parte importante de este apartado.

Comentarios