miércoles 28/10/20

El Constitucional rechaza el recurso de amparo de la defensa y ordena repetir el juicio de Guillán

El Tribunal Constitucional rechazó el recurso de amparo presentado por la defensa de Santiago Gómez Lorenzo, el fratricida de Guillán, y ordenó repetir un nuevo juicio. La defensa no tiene constancia de la firmeza de la resolución

Santiago Gómez Lorenzo tendrá que volver a sentarse en el banquillo por el homicidio de su hermano | d.a.
Santiago Gómez Lorenzo tendrá que volver a sentarse en el banquillo por el homicidio de su hermano | d.a.

El Tribunal Constitucional rechazó el recurso de amparo presentado por la defensa de Santiago Gómez Lorenzo, el fratricida de Guillán, y ordenó repetir un nuevo juicio. La defensa no tiene constancia de la firmeza de la resolución, que razona que no puede admitir a trámite ya que el proceso sigue abierto, ya que cabe recurso del ministerio público.
La acusación señala, sin embargo, que tendrá que cumplirse la última sentencia publicada sobre este asunto, del Tribunal Supremo con fecha del 17 de noviembre de 2016, que tras un recurso de la acusación particular declaró la nulidad del veredicto del jurado y los posteriores fallos judiciales. Así las cosas, tendrá que celebrarse un nuevo juicio y Santiago Gómez volverá al banquillo para responder por la noche en la que su hermano Alfonso falleció, tras un disparo de su escopeta. También tendrá que nombrarse nuevo jurado y magistrado presidente.
A la espera de fecha
A la espera de que se fije fecha para un nuevo juicio en la Audiencia, en el caso más optimista será cuatro años después de la celebración del primero. La causa llegó a la Audiencia en el verano de 2014. La defensa se muestra preocupada por la salud de testigos como la madre, de avanzada edad. Los hechos se produjeron el 19 de septiembre de 2012. Santiago Gómez se encontraba en la huerta de su caso cuando su hermano se dirigió a él de malos modos y le hizo un signo de que le iba a cortar, siempre según la versión que declaró el acusado. El hombre pidió ayuda a su madre y fue entonces cuando su hermano se abalanzó sobre él, ataca que repelió con un spray. Después fue a su casa a coger la escopeta Felix Sarasketa que utilizaba para cazar y al rato regresa al jardín para continuar con sus labores de riego. A dicho lugar también vuelve Alfonso. El acusado declaró que su hermano llevaba una navaja en posición de ataque, pero este extremo nunca llegó a probarse durante el juicio. Aunque un día después apareció en un muro una navaja propiedad de Alfonso, este arma no tenía restos biológicos de la víctima, pese a que murió desangrada. El acusado cargó entonces la escopeta aunque en un primer momento tan solo la utilizó para empujar a su hermano, que pese a que cayó al suelo se reincorporó amenazante por lo que, tras una advertencia, le disparó para frenarle resultando el tiro mortal, ya que le alcanzó la femoral. Fue él mismo el que dio aviso a los servicios de emergencia. La Audiencia Provincial condenó a Santiago Gómez Lorenzo por estos hechos a once meses y medio de prisión, tras un veredicto en el que se consideraba que el hombre había actuado en defensa propia y se estimaban una serie de atenuantes como el “miedo insuperable”. El vilagarciano salió de A Lama, donde pasó más de un año y medio, tras la lectura del veredicto. Tras varios recursos de defensa y acusación, el TSXG ordenó en 2015 repetir el juicio, lo que fue ratificado un año después por el Supremo. El abogado de Santiago Gómez presentó recurso de amparo al Tribunal Constitucional, que lo rechazó.

Comentarios