viernes 30/10/20

El detenido por maltratar a sus padres en Cea tenía una plantación de marihuana

Los agentes se incautaron de diversas drogas y material para pesaje cuando fueron a detenerlo
Drogas y material de pesado y embalaje localizado en la vivienda de Outeiro | POLICÍA NACIONAL

La Policía Nacional se incautó de dos kilos de hachís, 400 gramos de cocaína y 20 gramos de cocaína en la vivienda de Víctor Paulos, el vecino de Cea detenido por una presunta agresión a sus padres. Además, en la casa de Outeiro se encontró un invernadero de plantación y todo el material para el secado y embalaje de la sustancia estupefaciente, así como balanzas de precisión.

Los agentes observaron la presencia de drogas y objetos de pesaje cuando accedieron a la casa movilizados por la llamada de socorro de los padres de Paulos. Ambos declararon que su hijo les agredió, causando presuntamente lesiones al padre, que tenía un pie hinchado y con un esguince supuestamente por un pisotón.

El juzgado puso en libertad con cargos a Paulos, al que la Policía Nacional acusa de un delito de malos tratos en el ámbito familiar, lesiones y un delito contra la salud pública. Asimismo, el juzgado le impuso una orden de alejamiento de 200 metros de sus progenitores.

Los hechos tuvieron lugar el lunes, sobre las nueve de la noche, cuando la Policía Nacional recibió una llamada en la que se alertaba de una presunta agresión de un individuo a su padre en el domicilio familiar. En el aviso, se indicaba también que el hombre se había encerrado en la primera planta de la casa.

Escapó por una ventana

Los agentes se desplazaron entonces al domicilio de Outeiro, donde ya en mayo sucedieron hechos similares que acabaron con Paulos atrincherado durante más de un día. Tras observar las heridas del padre, la Policía solicitó una ambulancia para su asistencia, así como la presencia de los Bomberos para acceder al interior, para lo cual utilizaron un separador eléctrico. Sin embargo, al percatarse de este movimiento, Paulos escapó por una ventana trasera. Los agentes iniciaron una batida por las inmediaciones, pero no lograron localizarlo.

Los padres fueron trasladados a un hotel para pasar la noche y, al día siguiente, los agentes los acompañaron de nuevo al domicilio, donde se encontraba Paulos que fue detenido en ese momento por malos tratos físicos en el ámbito familiar y lesiones.

En el momento de la detención, uno de los agentes pudo ver en la habitación de Paulos, que se había dejado la puerta abierta, la presencia de drogas, por lo que se pidió una orden judicial. l

Comentarios