sábado 28.03.2020

Uno de los detenidos por el alijo de cocaína entre bananas viajó a Bogotá meses antes

Está en prisión desde enero de 2019 y solicitó su puesta en libertad, pero la Audiencia deniega el recurso
Momento del paso a disposición, en el Juzgado de Vilagarcía, de los detenidos en el marco de la operación “Falla” | MÓNICA FERREIRÓS
Momento del paso a disposición, en el Juzgado de Vilagarcía, de los detenidos en el marco de la operación “Falla” | MÓNICA FERREIRÓS

La investigación que acabó con la detención de un grupo de ocho personas presuntamente vinculado al alijo de 430 kilos de cocaína incautado en una nave de una frutería de Ourense, continúa dando pasos dirigida por el Juzgado de Instrucción número 3 de Vilagarcía.

Mientras tanto, los acusados, todos ellos en prisión provisional, tratan de recuperar la libertad con recursos que son desestimados, uno tras otro. Entre estos se encuentra un hombre de nacionalidad colombiana, aunque residente en Madrid, que estaba en Ourense, en las inmediaciones de la frutería, en el momento de la detención, y en un hotel próximo el día que fue intervenido el cargamento..

Para pedir su libertad, el reo alega que tiene arraigo en Móstoles, donde tiene una hija, y que se desplazó desde Madrid “solo para traer” al propietario de la frutería, al que dice que conocía “de jugar al fútbol”. El traslado, asegura, fue por “una pequeña cantidad de dinero” que aceptó “porque estaba en el paro, desconociendo cualquier actividad ilícita”.

La sección segunda de la Audiencia de Pontevedra considera, sin embargo, que los motivos esgrimidos no difieren de los que argumentó en anteriores recursos, ya resueltos por los tribunales con la desestimación..

Supervisión del alijo

El auto del tribunal provincial revela que el papel del colombiano detenido en Ourense sería el de intermediario con los proveedores localizados al otro lado del Atlántico. De hecho, el investigado viajo a Bogotá en marzo de 2018, meses antes de la incautación del cargamento y posteriores arrestos. Los investigadores tienen también documentadas diversas reuniones en las que habría participado el recurrente junto al dueño de la frutería y otro ciudadano natural de Ecuador y residente en Madrid, con el que viajó hasta Ourense.

Fue en enero de 2019 cuando una investigación del Greco, dirigida por el Juzgado de Instrucción número 1 en coordinación con la Fiscalía Antidroga, se saldó con ocho detenidos, entre los que se encontraba el gerente de una conocida empresa de frutas afincada en Ourense, dos ciudadanos colombianos (uno de ellos mujer), un ecuatoriano que trabajaba para el frutero, y dos vilagarcianos: un jubilado y un carpintero de 40 años.

La Policía les seguía la pista desde meses antes e interceptó el cargamento de droga fletado en Colombia, y que se descargó en el puerto de Leixoes (Portugal), cuando se encontraba en un contenedor en el interior de un camión con destino a la frutería. La droga intervenida entre bananas alcanzaba los 430 kilos. El caso todavía no ha llegado a juicio.

Larga investigación

La operación puso de manifiesto la permanencia de los vínculos entre narcotraficantes gallegos y colombianos. De hecho, durante el dispositivo para los arrestos, se dio a la fuga un hombre muy vinculado a un conocido capo cambadés.

La investigación llevada a cabo por la Agencia Tributaria, la Policía Nacional, la Policía Judiciaria de Portugal y la Policía Nacional de Ecuadro comenzó en abril de 2018, cuando los agentes detectaron la celebración de diversas reuniones en Ourense entre un industrial de la fruta, un conocido narcotraficante de Vilagarcía y el representante de una oficina colombiana asentado en Madrid, que pretendía “abrir una vía de entrada a través de alguno de los puertos gallegos”.

En estos encuentros, consideran probado los investigadores, se iniciaron los trámites para que la droga pudiese llegar a España oculta en mercancía legal de bananas, que había adquirido el empresario ourensano y ue tenía prevista su entrada en el Puerto de Leixoes, en Oporto, el 16 de enero. La colaboración policial internacional frustró este intento, sacando del mercado negro más de cuatrocientas toneladas de cocaína. Además, los registros realizados en Vilagarcía, Madrid y San Cibrao de las Viñas permitieron la incautación de 70.000 euros, varios vehículos de alta gama y documentación relativa a la importación de la droga. Además, se desactivó la vía lusa de entrada de droga. l

Comentarios