miércoles 21.08.2019

El Estado deriva en la Xunta el futuro del local de los jubilados de la Casa do Mar

Tras el acuerdo plenario que fue remitido a Madrid se habla de que la competencia es autonómica

Una de las protestas de los jubilados y pensionistas de la Casa do Mar | g.s.
Una de las protestas de los jubilados y pensionistas de la Casa do Mar | g.s.

La Xunta de Galicia y, concretamente, la Consellería de Política Social, es la que tiene competencias para buscar una solución y un local para la asociación de jubilados y pensionistas de la Casa do Mar de Vilagarcía. Tras el acuerdo plenario adoptado hace unos meses por unanimidad de todos los grupos se remitió un escrito a la administración central para exigir medidas correctoras de la situación por la que ahora atraviesa este colectivo de personas mayores. La respuesta de Madrid ha sido clara y apunta que el responsable es, en todo caso, la Xunta de Galicia.

El Estado justifica esta responsabilidad en el hecho de que ya en el año 1999 la titularidad tanto del inmueble como de todo el mobiliario fue transferido a la Xunta de Galicia. Los jubilados, y concretamente su presidente, José Cao, inciden en que el día 7 de junio hará un año que vallaron el local de la Casa do Mar y que desde aquel entonces no ha habido ningún avance al respecto de su situación.

Apunta que se les ofreció un local en O Ramal, pero dice (como ya apuntó en su día en el Pleno) que no reúne las condiciones idóneas para personas del colectivo que tienen una edad avanzada. Inciden además en que a partir de las cinco de la tarde es “insalubre” porque en ese horario no cuenta con servicio de limpieza.

Mientras tanto las 17 cajas que contienen el material que los jubilados y pensionistas tenían en su local del edificio de A Mariña continúan en el ISM de Bamio. 

Desde la asociación critican que pidieran expresamente una reunión con la conselleira de Política Social, Fabiola García, que en principio “nos dixo que si, pero logo derivounos ao director xeral de Persoas Maiores” que, según los jubilados, “recoñeceu que nada podían facer”.

Lo cierto es que el local de la Casa do Mar se valló hace casi un año, pero nada se sabe de las obras que iban a ejecutar ahí con la idea de unificar en el mismo edificio todas las oficinas de la Seguridad Social. De esta forma los servicios que ahora se dispensan en el local de la calle San Roque se centralizarían en este centro de la avenida de A Mariña.

Los jubilados y pensionistas realizaron en más de una ocasión protestas públicas para exigir que se solucione su situación. “Os maiores tamén temos dereitos”, explica el presidente del colectivo.

De hecho lamentan que con las elecciones municipales a la vuelta de la esquina no todos los partidos hayan incluido en sus programas propuestas concretas para resolver su problema o, incluso, cuestiones relacionadas con la atención a las personas mayores.

Comentarios