• Miércoles, 20 de Junio de 2018

El estiércol y los restos traídos por la marea llenan la playa urbana desde Carril hasta A Concha

El estiércol, los palos y demás restos traídos por la marea llenan la playa urbana de Vilagarcía

El estiércol y los restos traídos por la marea llenan la playa urbana desde Carril hasta A Concha
El estiércol come la playa y llega prácticamente hasta el Paseo Marítimo | cedida
El estiércol come la playa y llega prácticamente hasta el Paseo Marítimo | cedida

El estiércol, los palos y demás restos traídos por la marea llenan la playa urbana de Vilagarcía, desde A Covacha, en Carril, hasta A Concha. Vecinas y mariscadoras indignadas realizaron ayer una limpieza espontánea, pero tras retirar kilos de basura del arenal se dirigieron al Concello, donde exigieron una limpieza periódica para que el litoral luzca en todo su esplendor no solo en verano. Dos de estas vecinas son precisamente las que hace unos meses organizaron una limpieza voluntaria del arenal. Son conscientes de la importancia de la concienciación ciudadana, pero creen que en este tipo de caso es la administración la que se debe hacer cargo. “El voluntariado no puede hacer nada, es necesaria maquinaria”, explica una de ellas. Además, en este caso se trata de restos de los temporales y de las mareas vivas, que se espera que durante estos días continúen. El paisaje a lo largo del Paseo es demoledor y los vecinos piden que se cuide el arenal “no solo para poner la toalla en verano”
Cajas de plástico
Así se lo transmitieron a una trabajadora del departamento de Medio Ambiente, que las atendió en el Concello y las instó a realizar un escrito por registro. También mantuvieron una conversación breve con el propio alcalde, Alberto Varela. Lo que reclaman es maquinaria para hacer una limpieza profunda. Ayer realizaron una pequeña retirada de residuos en la que lograron llenar tres bolsas de basura, un contenedor y varias cajas. Entre los residuos retirados también había restos de incivismo. Desde tickets a un bidón de gasoil pasando por cajas de plástico de las cofradías. “Eso todo va para los peces, va para el marisco”, advierten. Su queja ya está depositada en Ravella, pero también piden concienciación ciudadana. l