viernes 23/10/20

La falta de ofertas por las naves de O Grove y Vigo lastra el proceso de liquidación de Alfageme

Una depuradora cambadesa retiró en el último momento su propuesta de compra por la fábrica meca

La falta de ofertas por las naves de O Grove y Vigo están alargando más de lo previsto el proceso de liquidación de Alfageme. 

alfageme terrenos o grove
Planta de Alfageme en O Grove d.a.

La falta de ofertas por las naves de O Grove y Vigo están alargando más de lo previsto el proceso de liquidación de Alfageme.  Y es que pese a que por la nave meca llegó a haber varias propuestas e incluso alguna en firme, de una depuradora cambadesa,  ninguna ha llegado a cuajar hasta materializarse. Los últimos movimientos de adquisición en este proceso se produjeron hace ya dos años, cuando el Igape se hizo en una subasta con las fábricas de Ribadumia y Vilaxoán. Desde entonces, se ha vendido la maquinaria y el mobiliario, el parque móvil y las marcas, pero los edificios se  resisten y la recuperación industrial es ya para muchos una quimera.
La puja de las instalaciones de Vigo, sobre las que pesa una hipoteca, serán subastadas en ámbito judicial, pero también la planta de O Grove y las fincas aledañas a las plantas de Ribadumia y Vilaxoán sin las que las actuales propiedades compradas por la Xunta no tendrían validez. Y es que es precisamente en esos terrenos donde se encuentran servicios tan importantes como los pozos de agua.
Desde el juzgado Mercantil se ha instado en más de una ocasión a los administradores concursales a finiquitar el concurso, pero han sido muchas las veces en las que los recursos de la familia Lago han entorpecido el proceso. Mientras tanto los extrabajadores de la conservera continúan a la espera del cobro de unas indemnizaciones que cada vez parece más complicado. Son son 110 los trabajadores que no han cobrado lo que se les adeuda, que excede los 6 millones de euros, y que, hasta la fecha, únicamente han percibido la parte pagada por el Fondo de Garantía Salarial (Fogasa).
La indemnización que se les adeuda era el dinero con el que contaban los antiguos empleados de Alfageme, que en su mayoría superan los 50 años de edad, para llegar hasta la jubilación, dadas las pocas posibilidades que tienen de volver a encontrar un empleo.
Alfageme acabó en concurso voluntario de acreedores en abril de 2010, concurso que fue declarado, judicialmente, como culpable, y que llevó aparejada, en la misma la inhabilitación de Gustavo Lago, responsable de la firma. En cuanto a la reactivación industrial en las naves de Ribadumia y Vilaxoán, Industria asegura que no se ha recibido ninguna oferta hasta el momento. Ambas naves ya no cuentan ni con maquinaria ni tampoco con mobiliario después de que la empresa murciana Tomás Guillén se hiciese en una puja con la misma. Esto y que llevan ya más de cuatro años cerradas complica cada vez más que algún comprador pueda interesarse. n

Comentarios