jueves 1/10/20

Festivala visibiliza cinco proyectos ecofeministas en su exposición en la Praza de Galicia

Autoridades y directivas de O Soño de Lilith en la inauguración | m. ferreirós
Autoridades y directivas de O Soño de Lilith en la inauguración | m. ferreirós

La asociación O Soño de Lilith inauguró ayer la exposición incluida en el Festivala: mulleres creando y en la que hace un recorrido por el origen y la intención de la entidad y este evento cultural que ya va por la cuarta edición. En sus 20 paneles también aborda la temática de este año, el ecofeminismo, haciendo referencia, entre otras cosas, a la activista hondureña Berta Cáceras, asesinada en 2016, y a cinco proyectos relacionados, tres de ellos con el uso de materiales sostenibles y reutilizables para la menstruación, un colectivo de artesanas cerveceras y un quinto sobre una sociedad dedicada a la elaboración de material de papelería con elementos encontrados en la naturaleza sin intervenciones (hojas, ramas caídas, etc.).

En años anteriores,  este apoyo se realizaba mediante el montaje de una feria de puestos en los conciertos, pero han tenido que suspenderlo por la pandemia. De hecho, su presidenta, Daisy Alcalde, habló ayer de la “importancia de seguir mantendo os actos culturais xa maltratados antes da pandemia –estamos reclamando unha cultura segura– que aporten liberdade e desde un punto de vista feminista no que sexan protagonistas as muleres”. En su caso, aunque las actividades siguen siendo gratuitas, es necesario inscribirse previamente para disfrutar de propuestas como el concierto de Mercedes Peón y el coloquio con referentes como Yayo Herrero, entre o otros. También en la colaboración de este año con la Gala de Revenidas, que tendrá lugar hoy, porque a diferencia de otros tiene un “compromiso coa igualdade”. 

El festival tendrá lugar hasta el 19 de septiembre y cuenta con el patrocinio de la Diputación y el Concello. De hecho, la presidenta, Carmela Silva, y el alcalde, Alberto Varela, inauguraron ayer la exposición. Silva alabó el trabajo de la asociación y valoró especialmente su nacimiento en Vilagarcía, un concello con menos trayectoria feminista que otras ciudades.

Comentarios