viernes 10.04.2020

Un inversor se interesa por el plan para ampliar la playa urbana de Vilagarcía

Fue en las elecciones municipales de 2011 cuando se dio a conocer por primera vez la existencia de un proyecto para regenerar la fachada marítima de Vilagarcía que permitiría contar con una playa urbana mucho más grande y recuperar la intrínsica relación de la ciudad con la Ría.

Infografía del estudio de José Luis Sánchez Arquitectos que muestra el aspecto que luciría la nueva playa y el paseo
Infografía del estudio de José Luis Sánchez Arquitectos que muestra el aspecto que luciría la nueva playa y el paseo

Fue en las elecciones municipales de 2011 cuando se dio a conocer por primera vez la existencia de un proyecto para regenerar la fachada marítima de Vilagarcía que permitiría contar con una playa urbana mucho más grande y recuperar la intrínsica relación de la ciudad con la Ría.
El estudio José Luis Sánchez Arquitectos elaboró esta propuesta que a lo largo de estos cuatro años se encargó de promocionar no solo en Vilagarcía, sino también en Santiago. Y es que con la puesta en marcha de “Compostela 2M21” la ciudad arousana alcanzaría de nuevo, señalan los autores del proyecto, el título de playa natural de la capital de Galicia.
Colectivos como los hosteleros, la cámara de comercio de ambas localidades, sindicatos y partidos políticos, y cargos autonómicos como el delegado de la Xunta, José Manuel Cores Tourís, la directora de Comercio, Sol Vázquez, o la jefa del Servicio de Turismo Rías Baixas, Ruth González, conocieron el plan urbanístico por el que también ha mostrado interés un inversor. Sánchez Agustino mantuvo contactos con una de las empresas más importantes del sector que no descarta llevar a cabo un proyecto presupuestado en 40 millones de euros que no supondría ni un céntimo a las arcas públicas.
Y es que se trata de una obra que se autofinancia sola, explican desde el estudio, ya que el promotor recuperaría la inversión con los amarres del puerto deportivo y las concesiones de los servicios que se pongan en marcha. Además, se trata de un proyecto ecológico, aclara Sánchez, en el que se reutilizarían todos los materiales y la arena, y que permitiría un impulso laboral con la creación de 3.000 empleoos en cuatro años.
Y es que ese es precisamente el periodo de ejecución de una obra sencilla que se llevaría a cabo en siete fases. la primera sería la eliminación de parte del muelle de O Ramal (que se suprimiría) y la construcción del remate del dique; la segunda el traspaso eventual de barcos para el desarrollo de obras; la tercera la eliminación completa del muelle y la construcción del dique y parte del paseo; la 4 el vaciado del relleno existente y la construcción de la base de la playa y remate del paseo; la 5 la eliminación del espigón y pasarelas y construcción del nuevo espigón; la 6 el aporte de arena y la 7 la ejecución de la pasarela y áreas de apoyo. Trabajos que se harían sin interrumpir la actividad en el municipio. n

Comentarios