jueves 26/11/20

Los jubilados de la Casa do Mar piden un local provisional en la estación de buses

Creen que es una buena opción, dado que el centro sociocomunitario de O Ramal es pequeño para sus actividades

Los jubilados y pensionistas de la Casa do Mar se concentraron con una pancarta ante su sede, a la que no pueden acceder | gonzalo salgado
Los jubilados y pensionistas de la Casa do Mar se concentraron con una pancarta ante su sede, a la que no pueden acceder | gonzalo salgado

Pancarta en mano y gritando consignas como “Non nos boten da nosa casa” o “Isto é un roubo, non hai dereito” los jubilados y pensionistas de la Casa do Mar mostraron públicamente su rechazo al vallado y, por lo tanto, falta de acceso a una sede que llevan ocupando desde hace décadas. Y es que ayer, las alrededor de cien personas que habitualmente acuden a jugar al bingo al inmueble, se vieron obligadas a cambiar esa actividad de ocio por las protestas. “Non hai dereito. Que queren facer logo coa xente maior?”, replicaban los concentrados.
El presidente de la sociedad, José Cao, manifestó que en todo caso “imos seguir loitando por un local no que poidamos desempeñar con normalidade a nosa actividade” y lamenta las formas empleadas por el director del ISM, Carmelo Castro. “Non nos deixan entrar e non deixaron nin un só acceso. Seica que para poder acceder ao local para conseguir a documentación que temos alí gardada lle temos que mandar un escrito”, explica el presidente del colectivo.
La cuestión es que los jubilados y pensionistas están dispuestos a que desde la administración competente se les busque un local alternativo para poder desempeñar sin problema la actividad. Ayer mismo desde el área de Política Social de la Xunta de Galicia se ponían en contacto con el presidente para ofrecerles la utilización del centro sociocomunitario de O Ramal. “O problema é que é un sitio no que non cabemos todos e no que podemos perxudicar a outras actividades que se fan alí”, explica Cao. De hecho incide en que “tampouco é cousa de desvestir un santo para vestir outro”.
La propuesta del colectivo
El presidente de la sociedad apunta que uno de los locales que se le propuso a la Xunta como lugar alternativo mientras duren las obras es la propia Estación de Autobuses. “É un inmoble que é titularidade da Xunta de Galicia e que é amplo. Se nos acondicionan alí un local, donde tamén hai outras asociacións, pois xa nos valería”, señala Cao. 
      El presidente destaca también que “nós nunca tivemos en contra do diálogo, senón todo o contrario. Tamén nos quixeron ofrecer o local de San Roque, donde están as oficinas agora da Seguridade Social, pero cando acaben as obras. E agora qué?”.
     Los jubilados y pensionistas tienen claro que el director del ISM “ten a obsesión de botarnos fóra e nada máis”.
       José Cao destacó que los jubilados y pensionistas llevan ocupando la Casa do Mar desde la misma creación del edificio. “Primeiro estiveron na parte máis alta e logo pasáronos para baixo. Cando veu para aquí o servizo de radioloxía pois foi cando os puxeron nun edificio anexo. E dende aquela pois ata o de agora”, manifiesta.
   Los problemas empezaron cuando desde el ISM se anunciaron obras de mejora y reestructuración de un inmueble que, si el proyecto acaba por llevarse a cabo, unificará en el edificio de A Mariña todos los servicios de la Seguridad Social, incluso aquellos que ahora están en la calle San Roque.
Mediación del Concello
La edila de Benestar, Tania García, estuvo ayer en la concentración que los jubilados y pensionistas hicieron delante de la Casa do Mar. Incidió en que “o apoio do goberno a esta causa e para que se busque unha solución e dar cunha ubicación alternativa para estas persoas”. García manifestó que se “falou en máis dunha ocasión coa Xunta de Galicia e, de feito, un dos enclaves que se lles plantearon foi o da Estación de Buses”. Añadió que “o Concello non ten ningún local idóneo para acollelos a día de hoxe”.

Comentarios