El nuevo centro de salud y el covid echan el cierre definitivo a Vilaxoán

Imagen de la protesta realizada por vecinos de Vilaxoán en primavera por la pérdida de servicios de proximidad | g. salgado

El Sergas no reabrirá el consultorio de Vilaxoán porque no cumple con los requisitos mínimos de seguridad ante una pandemia sin fecha de caducidad y porque ya tiene en cuenta su futura integración en el nuevo centro de salud de la Comandancia –la promesa es licitarlo en 2022– . Además defiende que sus pacientes están recibiendo la atención “continuada y multidisciplinar” necesaria en San Roque y así le ha respondido a la Coordinadora vecinal Vilagarcía Sur, donde la noticia ha caído como un jarro de agua fría y empiezan a pensar en nuevas movilizaciones para frenar la evidente pérdida de servicios.


Esta engloba a la asociación de Faxilde, Outeiro de Sobradelo y la plataforma Esperta Vilaxoán, la cual explica que están “indignados” ante un anuncio que supone un “desastre”. Defienden el mantenimiento de servicios de proximidad para evitar el declive poblacional y acusan al Sergas de “non valorar” el trastorno y gasto que supone el desplazamiento al centro de la ciudad, “nin pensa na xente moi maior”.


Pero la Consellería de Sanidade ya piensa en otro futuro, es decir, en la construcción del nuevo ambulatorio sobre la vieja Comandancia que centralizará todos los servicios de atención primaria de la ciudad con unas instalaciones más grandes y para las que hay una partida de 800.000 euros en el Orzamento 2022 de la Xunta. Además defiende que ahora mismo Vilaxoán no cumple con las medidas anti covid –por eso lo cerró al inicio de la pandemia–, así que “non temos previsto a reapertura”, dice claramente en un escrito remitido a la coordinadora.


Más servicios y más tarjetas

Relata también que la decisión de traslado se tomó de acuerdo con su médico y enfermera y que se trata de un equipo unidisciplinar, mientras que en el centro de salud de referencia, los pacientes tienen el resto de servicios que ofrece la atención primaria. Es más, aporta cifras demostrando que su actividad aumentó desde entonces y que incluso creció el número de tarjetas sanitarias vinculadas en un casi un centenar (al inicio del covid tenía un cupo de 1.075 pacientes). “Mantemos que dende o centro de San Roque estase a dar atención continuada e multidisciplinar, tanto urxente como programada, a todos os veciños de Vilaxoán”, sentencia.


Las asociaciones dudan de ese crecimiento de tarjetas –sospechan que no todas sean de vilaxoaneses–, pero reconocen que el consultorio no reúne las condiciones. Nunca lo negaron y por ello pidieron que el Concello intermediara y negociase una posible ampliación con la propietaria del local, la Cofradía, o buscara una propiedad municipal para reubicarlo. Sin embargo, recibieron la “calada” por respuesta de “Xunta e Concello. Estaban a ver se nos esqueciamos”, se quejan.


Están muy preocupadas porque esto supone una nueva pérdida de servicios esenciales cerca de sus casas. Recuerdan el reciente cierre de la oficina Abanca, que Ravella “non fixo nada” para evitar, le reprochan, y hasta temen por Correos, porque “está en mínimos”. Así que todo esto “confirma as nosas sospeitas de que se trata a Vilaxoán coma un barrio e está perdendo a súa identidade como vila. Se o Concello quere investir para subir a demografía debe pelexar por servizos que pechan e que non van volver”, exponen desde Esperta.


Con todo, la coordinadora vecinal no se resigna y anuncia su intención de realizar nuevas movilizaciones. Únicamente duda del formato y el momento ante la actual escalada de casos covid por la sexta ola, que no hace recomendable celebrar protestas masivas.

El nuevo centro de salud y el covid echan el cierre definitivo a Vilaxoán

Te puede interesar