martes 29/9/20

Un nuevo y peligroso incendio en Cuntis pone en jaque a efectivos y residentes de 12 viviendas

“Houbo momentos moi duros que tivemos que saír porque nos comía”, relata Protección Civil
Vista aérea del incendio de Cuntis a media tarde | brigadistas de marroxo
Vista aérea del incendio de Cuntis a media tarde | brigadistas de marroxo

La parroquia de Cequeril (Cuntis) fue ayer víctima del segundo incendio en una semana. En esta ocasión fue en la aldea de Vilar do Mato y “plantou no peor sitio porque nesta zona non hai ningún tipo de acceso e grazas a que os medios áereos conseguiron paralo na cabeza , nunha pequena zona chaira, porque senón chegaba a Campolameiro”, contaba a  las diez de la noche un exhausto miembro de Proteccción Civil del municipio. 

Por delante aún le quedaba una larga jornada echando agua en el perímetro de las casas habitadas, unas 12, que a esas horas tenían el fuego sobre sus cabezas, a unos 500 metros, subiendo monte arriba, porque al cierre de esta edición el voraz incendio había quemado 20 hectáreas y permanecía activo. 

En principio no estaba previsto desalojar, pero había temor a que los cambios en el viento y la falta de aeronaves durante la noche devolvieran las llamas monte abajo. De hecho, dos máquinas bulldozer se afanaban en cortar maleza lo más rápido posible para crear accesos entre la espesa vegetación y poder atravesar con mangueras, ya que desde la carretera no había manguera con largo suficiente que alcanzara la zona. 

Los brigadistas y los voluntarios cuntienses participantes en el dispositivo aseguraron que se vivieron “momentos moi duros nos que tivemos que deixalo e saír correndo porque nos comía aí arriba”. Y es que se trata de un monte con especial dificultad de acceso que no facilitó para nada las labores de extinción. También les ayudó que la empresa Ence tenía limpia una zona de eucaliptal. Al cierre de esta edición los trabajos seguían y se mantendría la guardia con tres camiones repartidos por el monte. En el dispositivo estuvo el alcalde, Manuel Campos, y también se contó con agentes forestales, varias aeronaves que cargaron agua en el Umia, en Caldas, así como media docena de motobombas entre las enviadas por la Axega y del GES de A Estrada, entre otros.

Comentarios