lll

Recibe cada mañana las últimas noticias. REGISTRARME

Recibe las noticias desde Telegram. ÚNETE

Ravella abordará con Costas el mal estado del muro de la playa de Bamio

El muro se encuentra muy horadado en algunas zonas, mientras que la pasarela de acceso tiene tablas rotas | gonzalo salgado

Vecinos de Bamio denuncian el mal estado del muro de la playa de O Campanario. La estructura está erosionada por acción del mar y se puede ver tanto en la parte superior como en la inferior, en el propio arenal, donde hay zonas sin apenas cimentación pegadas a las rocas donde se suelen poner los bañistas.


Los residentes en la zona temen un accidente, pero desde el Concello les tranquilizan. “Se fue a ver y la grieta y la zona horadada en la base no revisten riesgo de hundimiento”, señalan fuentes municipales que reconocen, eso sí, que “hay que actuar para que no vaya a más” y sí llegue a haber peligro de desprendimiento.


Fueron vecinos de la zona los que, de forma informal, pusieron la situación en conocimiento del concejal de Turismo. Ahora reclaman que se adopten medidas, como por ejemplo vallar la zona para que los bañistas no se pongan debajo del muro.


Desde el Concello indican que, por el momento, no existe riesgo y que, en todo caso, cualquier actuación sobre el dominio marítimo terrestre requiere de la autorización previa de Costas del Estado, que está aplicando unos criterios cada vez más severos.


Hace un mes, aproximadamente, Ravella solicitó al nuevo jefe territorial de Costas que visite Vilagarcía para ver “in situ” las demandas pendientes. Uno de ellos, precisamente, es el muro de Bamio, aunque también el de la arena de O Preguntoiro y el proyecto de regeneración de A Compostela. “Aún no dieron fecha para la visita, pero se le insistirá porque al gobierno local también le interesa resolver cuanto antes estos muros”.


Pasarela de acceso

En cualquier caso, lo del muro de Campanario no es la única queja que presentan los vecinos sobre el estado de la playa y de Bamio en general. La pasarela de madera que baja al arenal también presenta deficiencias, y que se tambalea porque algunas tablas están rotas o sueltas. “Por ahí no puede pasar bien una persona en silla de ruedas”, recuerda uno de los usuarios. Cabe destacar, en este sentido, que se trata de uno de los arenales que tiene bandera azul y, en verano, se llena de bañistas.


La temporada, precisamente, está a punto de comenzar y lamentan la falta de limpieza de terrenos aledaños, con la maleza muy crecida, o lo descuidadas que están las porterías que puso allí el Concello, para las que piden la reposición o, al menos, una mano de pintura. El charco “crónico” delante del cementerio y de la acera que va a la playa es otra de las cuestiones que lleva años sin resolverse y sobre el tejado de los baños crecen hierbajos por la falta de mantenimiento.


Ya fuera de los límites de O Campanario, las quejas continúan. Las aceras que cruzan Bamio se encuentran llenas de enormes grietas por las que también crece la vegetación. En ellas, ni un banco para descansar. “Los mayores tienen que sentarse en las marquesinas”, se queja un vecino, que lamenta también la falta de contenedores para reciclar. “Entre un amarillo y otro puede haber más de un kilómetro”, explica.


Árboles sin podar, escasa presencia del alumbrado en época navideña o la falta de calefacción en el centro cultural son otras de las quejas. “Parece que los de la aldea no pagamos impuestos”, se quejan los residentes en Bamio que reconocen, eso sí, que a veces sí se tienen en cuenta sus demandas. “Le dije a Lino (Mouriño) que había una farola mal y vinieron pronto a cambiarla”, explica un vecino sobre el edil de Obras.


Vertido en A Compostela

Por otra parte, La aparición de e.coli en las aguas de la playa de A Compostela lleva al Concello de Vilagarcía a desaconsejar el baño. El episodio contaminante se registró el domingo, pero fue ayer por la mañana cuando la Xefatura Territorial de la Consellería de Sanidade lo comunicó a la administración municipal.


Los niveles registrados fueron de 2.000 NMP por cada 100 miligramos, situándose el límite en 800. El Concello confía en que se trate de un episodio breve y que pronto se recuperen los niveles normales y recuerdan que en las analíticas publicadas esta misma semana por la Consellería confieren a las aguas del arenal un nivel de “excelente”.


Los niveles de e.coli superiores al límite fueron detectados en el muestreo realizado el domingo 22 de mayo. La comunicación llegó a la administración municipal durante la mañana de ayer y, de inmediato, se colocaron los carteles de aviso.


La Consellería mandó el martes tomar una nueva analítica. Mientras no se conozcan los resultados de esta muestra, el Concello desaconseja el baño en A Compostela. Al mismo tiempo, desde Ravella investigarán las causas del vertido de e.coli.

Ravella abordará con Costas el mal estado del muro de la playa de Bamio

Te puede interesar