lunes 06.07.2020

Ravella está a la espera del visto bueno de Patrimonio para licitar la Plaza

El Concello está a la espera del visto bueno de Patrimonio al proyecto de reforma de la Plaza de Abastos que incluye cambios con respecto al promovido por el anterior gobierno.

Imagen del mercado de Vilagarcía, que lleva años pendiente de la segunda fase de la reforma	e.m.
Imagen del mercado de Vilagarcía, que lleva años pendiente de la segunda fase de la reforma e.m.

El Concello está a la espera del visto bueno de Patrimonio al proyecto de reforma de la Plaza de Abastos que incluye cambios con respecto al promovido por el anterior gobierno. En primer lugar, se renuncia a las escaleras mecánicas, uno de los puntos más polémicos desde el punto de vista patrimonial.
Alberto Varela reconoce que los plazos aprietan. “Tendremos que licitarlo todo a correr para poder justificar la parte de la subvención de la Xunta de Galicia”, una cantidad que asciende a 120.000 euros, explicó el alcalde.
El ejecutivo socialista ya envió una comunicación a la Dirección Xeral de Comercio para “hacerle ver que estamos sujetos al informe sectorial de Patrimonio”, explicó Varela. Y es que el problema radica en que el Concello debe presentar facturas de obra ejecutada antes de que finalice el año para poder optar a la subvención del gobierno gallego.
Eso significa que el proyecto debe licitarse, adjudicarse y comenzar en un plazo inferior a tres meses y por el momento todavía no está hecho ninguno de estos trámites.
“Lo que nos hubiese gustado es que el gobierno anterior dejase listos los informes sectoriales”, aseguró Varela, que confía en que la Xunta dé algo de margen para la licitación del proyecto, aunque en cualquier caso las facturas deben presentarse antes de que finalice el año.
La reforma del mercado pretende dar un impulso a la actividad que se lleva a cabo en las instalaciones situadas en Alexandre Bóveda, cuya remodelación lleva dos legislaturas pendientes de la segunda fase.
Un momento que ahora parece más cerca que nunca. En caso de que las cuestiones burocráticas se resuelvan satisfactoriamente, la obra podría comenzar a ejecutarse en breve. Una reivindicación de un sector que juega un importante papel también como dinamizador del comercio local. Por otra parte, la plaza de la verdura quedará libre hoy mismo para que puedan comenzar las obras de reforma, que tendrán una duración aproximada de un mes. Mientras tanto, las vendedoras que cotizan a la Seguridad Social se trasladarán a la planta alta del mercado y las jubiladas instalarán sus puestos en las inmediaciones del río.

Comentarios