domingo 21.07.2019

Ravella ultima el contrato de la asistencia técnica para retirar símbolos franquistas

El gobierno de Alberto Varela ya escogió a la profesional que se encargará del estudio del callejero

La retirada da la cruz franquista fue autorizada hace quince años | g. salgado
La retirada da la cruz franquista fue autorizada hace quince años | g. salgado

El Concello ultima la contratación de la asistencia técnica que se encargará de eliminar la simbología franquista de las calles vilagarcianas. El ejecutivo de Alberto Varela ya escogió a la profesional que se encargará de realizar un estudio del callejero y, en estos momentos, se están encargando de cerrar los flecos administrativos.

Desde Ravella calculan que será en la próxima semana cuando ya se pueda cerrar el contrato. Será entonces también cuando se convoque a los grupos de la oposición que participan en la comisión creada para dar cumplimiento a la Ley de Memoria Histórica.

Precisamente en los pasados días se dio a conocer que el Ministerio de Justicia solicitó a 656 ayuntamientos del Estado español la retirada de simbología fascista de sus calles. Entre esos municipios, se encuentran quince gallegos y cinco de la provincia de Pontevedra (Tui, A Golada, A Estrada, O Porriño y Campo Lameiro) entre los que no se encuentra Vilagarcía, pese a que en la capital arousana hay varias calles dedicadas a cargos de la dictadura franquista y a que en la vía pública persisten símbolos como la cruz a los caídos o el busto a Calvo Sotelo, situado este último en los jardines de delante del colegio Anexo.

Pando y Paratcha 
Hace tres años y medio, en octubre de 2015, el ejecutivo anunciaba la ceración de una comisión para eliminar las calles y símbolos franquistas. Sin embargo, durante este tiempo fueron pocas las veces que se reunieron. Una de las escasas decisiones que adoptó este organismo fue la de llevar a cabo la revisión del callejero mediante una asistencia técnica, que ahora están a punto de contratar.

La otra, fue la de dedicar las calles General Yagüe y Almirante Fontán a Luis Pando, juez fusilado durante la guerra civil, y Laureano Gómez Paratcha, médico y ministro vilagarciano que también fue represaliado por el franquismo. Las propuestas de ubicación partieron del gobierno de Alberto Varela, aunquer la oposición reclamó viales más céntricos. En cualquier caso, en ningún momento se llegó a adoptar decisión alguna sobre este asunto, aprobado también por el Pleno de la Corporación.

La única medida que sí se adoptó sobre memoria histórica fue el nombramiento de Pando y Paratcha como hijos adoptivo y predilecto respectivamente. También está pendiente de ejecución la retirada de la cruz a los caídos, presidida por José Antonio Primo de Rivera, que luce en la fachada de la iglesia parroquial y que el Arzobispado autorizó retirar hace más de quince años.

Comentarios