miércoles 03.06.2020

Reportaje | La mascarilla más barata y de un solo uso: La opción con más salida en farmacias

El uso de estos objetos pasó en dos meses de desaconsejado a obligatorio en la mayoría de escenarios. En Vilagarcía, donde no se repartieron puerta a puerta, las farmacias hace semanas que tienen una demanda sostenida, lo que evitó un gran pico ayer, aunque sí hubo algo más de ventas. Las desechables, las más demandadas.
Reportaje | La mascarilla más barata y de un solo uso: La opción con más salida en farmacias

La mascarilla es desde ayer obligatoria fuera de casa, allí donde no sea posible mantener las distancias. Pero parece que los vilagarcianos hace tiempo que fueron haciendo acopio de estos objetos. En otros municipios hubo reparto de mascarillas puerta a puerta, pero en la capital arousana, con más población, la mayoría tuvo que optar o bien por obtener una casera, o bien acudir a las farmacias, incluyendo las que la Xunta distribuye a través e estas a las personas con menos recursos. Eso sin contar los bonos que Ravella entregará a más de 8.000 mayores de 65 años para canjearlos por más cubrecaras.

Tras contactar con algunos de estos establecimientos en la ciudad, los profesionales manifestaban que la líder de ventas era la mascarilla quirúrgica desechable, la más barata: 0,96 euros y un solo uso. A mayor distancia seguían las lavables, a precios algo mayores. Otras como la FPP2 también se demandaban, pero menos.

Y la tónica general en cuanto a volumen de ventas era la de un registro sostenido desde hace unas semanas. No hubo, pues, colapso de última hora. Aunque algunas sí vieron ayer incrementadas las ventas por encima de lo habitual estos días, por la coincidencia de la obligatoriedad con la víspera de festivo local. Con todo, farmacias como la Bermejo, en Castelao, comenzaron a vender mascarillas a buen ritmo en cuanto se superaron los problemas de abastecimiento, allá hacia el 24 de abril. Desde entonces, despachan estos objetos a ritmo estabilizado.

En la farmacia Gómez Nistal, en Padre Feixóo, confirman la tónica: Venta, pedidos y reposición constante desde hace ya semanas.

En la García Brabo, en la Avenida das Carolinas, indican igualmente que el pico llegó con el inicio de la desescalada. Los vecinos querían salir a la calle, pero la mayoría de forma segura. En otras consultadas respondieron directamente que trabajaban ayer con agobio por la venta de mascarillas.

El cliente medio, además, suele preguntar a sus farmacéuticos sobre modelos de cubrecaras: “Dudas, bastantes”. Otra cosa era la responsabilidad: La mayoría de clientes acceden ya a estos establecimientos con mascarilla. Y la imagen se extendía a la calles de Vilagarcía: Una estampa que ha venido para quedarse, al menos hasta que se termine el estado de alarma. Y puede que más allá. l

Comentarios