lunes 16.12.2019

Reportaje | Viana recrea la Vilagarcía que creció alrededor de la emigración

Víctor Viana recorre en su último libro “La emigración a las Américas por el Puerto de Vilagarcía de Arousa”, una historia “con sus alegrías y sus desgracias”, como dice el propio autor, que ahonda sobre el negocio y la vida cultural que se generó entorno a los movimientos migratorios.

Anuncios de consignatarias de la época con viajes a otros puntos del estado español y a otros países, como Nueva York | cedida
Anuncios de consignatarias de la época con viajes a otros puntos del estado español y a otros países, como Nueva York | cedida

Víctor Viana recorre en su último libro “La emigración a las Américas por el Puerto de Vilagarcía de Arousa”, una historia “con sus alegrías y sus desgracias”, como dice el propio autor, que ahonda sobre el negocio y la vida cultural que se generó entorno a los movimientos migratorios. Argentina fue el destino  mayoritario de las decenas de miles de barcos que salieron del puerto vilagarciano entre el siglo XIX y principios del XX. El relato de Viana comienza cuando los barcos se hacían en veleros, en un principio con escala en el puerto de Cádiz. “Era la época en que las expediciones no las preparaban las grandes compañías de navegación, que con el paso de los años se apoderarían del mercado, sino sencillos armadores como José Benito de Abalo y su barco Centinela, al mando del mítico Miguel Guisande”, explica el autor.
Fue sobre el año 1870 cuando empiezan los barcos de vapor a hacer “competencia” a los veleros y llegan a Carril las compañías como la Sociedad General de Transportes Marítimos a Vapor o la Pacific Steam Navigation Company, que inicia sus viajes de prueba desde el puerto carrilexo para después establecer una línea mensual. Poco a poco, dos grandes compañías, la Lloyd Norte Alemán y la Mala Real Inglesa, irán copando la emigración a través de las consignatarias establecidas e Vilagarcía, como la familia García Reboredo, los Buhigas, Laureano Salgado de Caldas, Santiago Sierra o Carrasco, entre otros. A todos ellos dedica Viana especial atención no solo por su papel en la preparación del viaje hacia las Américas, sino también por su labor de hombres de negocios, que hicieron que Vilagarcía fuese llenándose de estancos, hoteles, fondas, bares, taxistas y diversas tiendas y también de bancos, como el de Olimpio Pérez o el Hispanoamericano. “Parcelas tan importantes para el desarrollo popular como es el periodismo o las imprentas hubieran sido imposibles, o por lo menos no con tanta intensidad, a no ser por las compañías de navegación y las consignatarias”, asegura Viana.
Causas
Los registros oficiales muestran que entre 1908 y 1936 salieron del puerto de Vilagarcía entre 72.000 y 78.000 emigrantes. Una cifra que no tiene en cuenta la emigración clandestina, que suponía entre el 10 y el 20 por ciento. En cuanto al perfil del emigrante, al menos en el primer tercio del siglo pasado, era de jornaleros, campesinos o labradores. De hecho, una de las causas principales de la emigración es la excesiva división de la tierra, según relata Víctor Viana, que despoja al movimiento de cualquier ápice de aventura. Las ventas del libro se destinarán a Cáritas. l

Comentarios