sábado 16/1/21

El Sergas realiza test de antígenos en varios concellos de O Salnés, donde siguen los contagios al alza

El brote de DomusVi se cobró ayer dos nuevas víctimas mortales que se encontraban en la propia residencia
Vilanova es uno de los municipios en los que se están llevando a cabo test de antígenos | concello
Vilanova es uno de los municipios en los que se están llevando a cabo test de antígenos | concello

El Sergas ya inició la realización de test de antígenos en la comarca de O Salnés. En Cambados, se llevan a cabo en el centro de salud. Estas pruebas se realizan cuando los propios afectados comunican a su médico de cabecera tener síntomas compatibles con el coronavirus, y siempre que se hayan detectado en los últimos cinco días. No son, por tanto, cribados como los que se llevan a cabo en otros municipios, mediante PCRs masivas a tramos determinados de población. En el caso de los antígenos, los resultados se conocen en unos quince o veinte minutos.

En Vilanova, el Concello instaló dos carpas a las puertas del centro de salud para que los que vayan a hacer la prueba del sintrom o los test de antígenos no tengan necesidad de entrar en el ambulatorio. Las pruebas se llevarán a cabo cada día a partir de las doce horas.

El alcalde del municipio, Gonzalo Durán, explicó que con estas carpas “se atiende la petición del Sergas” y señaló que “son cosas que exigen los tiempos”. Por otra parte, el regidor volvió a enviar un mensaje a la población para pedir “sentidiño” y “aislamiento social” para frenar los contagios.

Precisamente, Vilanova es el único de los municipios de O Salnés, de los que ofrecieron datos ayer, en los que se registró una bajada de casos. Son dos menos, por lo que suman 33.

En Cambados, sin embargo, sigue subiendo, con dos casos más que hacen un total de 79. La localidad albariña está ya cerca de alcanzar a Sanxenxo, que se mantiene en 83. En Meaño también hubo una subida significativa, con cuatro casos más que suman 22. Vilagarcía fue otro de los concellos que registró un aumento de los contagios. Al tener tres más, suma 70 pero, sin embargo, descendió en el ranking de casos por habitantes, situándose en el tramo de 50/150 por cada cien mil vecinos.

En el conjunto del área sanitaria Pontevedra- O Salnés, durante la jornada de ayer se registraron 77 contagios y se curaron 78 personas, por lo que el número de casos activo baja en 1 y se sitúa en 1.234. De estos, 58 se encuentran ingresados en los hospitales de la provincia, cuatro de ellos en el de O Salnés, y cuatro están en la UCI. La nota más negativa es el fallecimiento, durante el fin de semana, de dos residentes de la DomusVi de Ribadumia. Se trata de dos mujeres de 88 y 94 años que se encontraban en el propio centro de mayores. Además, durante la tarde del domingo también murió un octogenario ingresado en Montecelo.

El brote de la DomusVi ya se cobró la vida de ocho usuarios.  Además, todavía hay 44 mayores y 20 trabajadores atendidos por coronavirus. En el resto de residencias de la comarca, permanecen activos tres casos en la Valvanera, de Cambados y otros tres en la Divina Pastora, de Vilagarcía.

Preocupación en O Barbanza

La situación también es delicada en la comarca de O Barbanza. El Concello de Ribeira teme que la Consellería de Sanidade acuerde hoy la adopción de medidas más restrictivas, tras registrarse 83 positivos en las dos últimas semanas. Ante esta situación, la Policía incrementó la vigilancia de las medidas, realizando 74 requerimientos y 15 denuncias. Saltarse el precinto de los parques infantiles, no guardar la distancia de seguridad, no ponerse la mascarilla cuando no se está consumiendo, incumplir el horario de cierre de locales, saltarse el toque de queda o las fiestas particulares son algunos de los motivos de las denuncias.

La comisión municipal de seguimiento de la evolución de la Covid-19 en Ribeira también llegó a un acuerdo con la hostelería local para colocar en las terrazas medio millar de carteles sobre el uso de las mascarillas.

El Concello de Boiro solicitó al Sergas un cribado masivo de pruebas PCR en el municipio para detectar posibles asintomáticos. Una medida que se adopta seis días después de que el municipio entrase en el nivel tres de alerta.

El Concello de A Pobra, por su parte, instaló en el exterior del centro de salud una carpa de Protección Civil para la realización de pruebas de antígenos.

Comentarios