Vecinos, técnicos y oposición temen que el PMUS sea un “paripé”

La edil Paola María durante la primera Mesa de Mobilidade, que se celebró en Vilaxoán | gonzalo salgado

Las sensaciones son contradictorias tras la primera Mesa de Mobilidade. Los asistentes alaban, por lo general, los planteamientos que muestran los técnicos redactores, Fernando Navarrete y Christian Kisters, pero temen que el documento “se quede en un cajón”. Además, dudan sobre su ejecución.

Una visión en la que coinciden representantes vecinales, políticos y técnicos. En este sentido se posiciona la arquitecta Carmen Santiso que señala que el de Gea21 y Traza Territorio es un trabajo “hiperambicioso” e “interesentasímo”, que plantea conectar también el rural a través de ciclovías. Reconoce Santiso que este es el modelo hacia el que se debe caminar y que el “cambio climático es una realidad”, pero cree que este trabajo debería haberse hecho, mínimo, hace dos o tres años. “Realmente puede ser un estudio interesante para meter en un cajón”, reflexiona la arquitecta, que señala que el urbanismo tiene que ir mucho más allá de fomentar el uso de la bicicleta. “Seguimos circulando por los mismos viales que hace décadas y se está cargando todo el tráfico por Rivero de Aguilar”, apunta Santiso, que señala que hay zonas por desarrollar, próximas por ejemplo a Ravella, que servirían para descongestionar.



Envejecimiento poblacional


Además, Santiso incide en el envejecimiento de la población. Sobre este punto también hacen hincapié desde Ciudadanos. “Vilagarcía tiene 45 años de media y creciendo y el plan tiene que valorar esto”, señala Oliveira, que incide en que en zonas como Vilaxoán, precisamente los mayores perdieron servicios como el banco y el consultorio, por lo que tendrán que desplazarse más.

“O certo é que o número de coches crece por riba do que o fai a propia poboación”, señala Ravella, que apelan a los “irrefutables” datos aportados por los técnicos del PMUS comparando el uso de la bicicleta y la obesidad infantil. Dudosos de que la cultura de la bici pueda imponerse tan rápidamente, los vecinos apelan a la necesidad de reforzar un transporte en autobús que Bobi Boullosa, de Vilaxoán Esperta, tacha de “aberración”. En este sentido, el PP pide que se mejore la comunicación sobre los horarios y las rutas en las marquesinas. Desde el Concello responden que el plan trabajará en mejorar el servicio, “cando non é unha competencia propia municipal”, sino de la Xunta de Galicia.



Las ciclovías en el objetivo


Aunque lo que más sospechas genera es cómo y cuándo se va a ejecutar un plan que tiene un plazo de seis meses. “Fan carril bici no Freixo e a cinco metros non hai beirarrúas”, señala Boullosa, que incide también en los fallos con respecto a la movilidad que presenta el nuevo paseo a Canelas, sobre todo al finalizar.

“Eu vexo que vai algo tarde”, señala la concejala de Podemos, María de la O Fernández, que incide en que cada actuación que se haga “vai repercutir na outra punta” y se pregunta qué pasaría si ahora el plan dice que las ciclovías “están mal feitas, ou se debería optar por outro trazado”. Esta fue la crítica predominante en la reunión. Paola María muestra su confianza en la firma que redactó el plan de las ciclovías, que hoy se encarga de realizar la red EuroVelo, de la UE, e insistió en que los proyectos van por fases, en función de la disponibilidad de los fondos. La ubicación del centro de salud, en pleno centro, es otra cuestión que vecinos y representantes políticos creen que se debería haber decidido tras el PMUS. “Primero ponen patas arriba la ciudad y luego se gastan 50.000 euros en intentar poner orden”, apuntan desde el PP. “Hai boa predisposición da empresa, pero son a excusa do goberno local”, señala Juan Fajardo, de Vilagarcía en Común, que cree que el PMUS no cambiará nada, sino que habrá “un papel onde diga o que hai que facer” para “tapar a ineficacia na xestión” del gobierno. “Parece un paripé”, secunda María de la O, que sospecha que el ejecutivo busca la foto a un año de las elecciones. “A participación cidadá ten que ser de verdade”, advierte la edil de Podemos. 

Vecinos, técnicos y oposición temen que el PMUS sea un “paripé”

Te puede interesar