sábado 11.07.2020

Vilagarcía presionará a la Xunta para que ponga 200.000 euros para la Vía Verde

Todos los grupos de la Corporación votaron a favor de exigir al gobierno autonómico la parte comprometida
El Pleno votó de forma unánime para exigir a la Xunta que ponga su parte para la ejecución de la Vía Verde | gonzalo salgado
El Pleno votó de forma unánime para exigir a la Xunta que ponga su parte para la ejecución de la Vía Verde | gonzalo salgado

El Concello de Vilagarcía presionará a la Xunta para que ponga sobre la mesa los 200.000 euros comprometidos en su día para remodelar la conocida Ponte de Ferro que es parte de la Vía Verde do Salnés. Todos los grupos de la Corporación votaron a favor de una moción de los socialistas que buscaba más apoyos para exigir una financiación que, la propia portavoz del gobierno Tania García, recordó que se había comprometido a viva voz y que luego no se cumplió sobre el papel. “O mesmo día que se asinou o convenio coa Deputación, que puxo os 200.000 euros que comprometera, chegou un fax da Consellería por vía de urxencia no que se diminuía a cantidade a 164.000 euros”, explicó García. La socialista matizó que esos 40.000 euros que faltan “son fundamentais para a posta en valor da ponte de ferro, dado que é un enclave esencial para o remate da Vía Verde que, en todo caso, ten un gran valor arquitectónico”.

La moción socialista fue apoyada sin fisuras por el resto de los grupos del hemiciclo. BNG, En Común, Marea da Vila y Ciudadanos manifestaron la misma posición que el gobierno local a la hora de exigir una responsabilidad financiera de la Xunta para ejecutar la Vía Verde. El punto discordante lo puso el Partido Popular liderado por Alfonso Gallego. Pese a que finalmente los cinco ediles votaron a favor de la propuesta socialista, Gallego aprovechó su intervención en este punto para defender las inversiones de la administración autonómica en la capital arousana. Para ello incidió en que “no debieron ser pocas porque incluso un alcalde socialista -en referencia a Javier Gago- hizo hijo adoptivo de la ciudad a un conselleiro - en aquel momento José Cuiña-”. Una referencia que el alcalde, Alberto Varela, pilló al vuelo para recriminar al popular que “é moi triste que teña que remontarse a Cuiña, que finou no 2007 para falar de investimentos na cidade. Iso di moito do Partido Popular”.

Gallego recriminó al gobierno municipal que “rompiesen de forma unilateral un acuerdo del que se habló que iba ser a tres bandas en una reunión en Portas y finalmente se firmó un convenio con la Diputación al margen de la Consellería”.


La portavoz municipal defendió no solo la gestión del Concello de Vilagarcía en estas negociaciones con la Consellería, sino también “a do alcalde de Caldas e tamén do de Portas no seu momento, que era do Partido Popular” e incidió en que “foron numerosísimas as chamadas que se fixeron a ese departamento autonómico e que non nos contestaban. Iso é ante todo unha falta de respecto institucional”. La edila justificó este comportamiento de la Xunta en que “poñen por diante os intereses partidistas fronte aos dos veciños e non poñen cartos porque non queren ver que sexan alcaldes socialistas os que inauguren esta obra”.

Atractivo turístico
Todos los grupos presentes en la Corporación vilagarciana defendieron el valor de la Vía Verde do Salnés (la única que discurrirá íntegramente por territorio gallego) como un atractivo turístico importante no solo por su efecto desestacionalizador, sino porque también servirá de punto de unión entre el Camiño Portugués y la Ruta Marítima Xacobea.

Comentarios