martes 10.12.2019

La nueva playa del futuro

Vilagarcía es única por mil y un motivos. Posee atractivos que ningún otro lugar del mundo puede imitar. Tenemos joyas envidiadas, una ría espectacular, los mejores manjares del planeta, y una playa… que por desgracia no está a la altura del resto del menú estrella Michelín. Por desgracia no es un secreto pero sí se dice a voces. Son muchos los que nos visitan y muchos de los que aquí vivimos que no damos crédito a que una playa urbana que tendría que codearse con La Concha de San Sebastián o El Sardinero de Santander se cierre cada verano por contaminación en el agua, tenga hierba en vez de arena, un paseo a medio renovar, cero metros nuevos de carril bici o una planta invasora que pincha las ruedas de los que pedalean. Pero es así.
Con una de las mejores puestas de sol del mundo tenemos una playa que pide desde hace tiempo que alguien la rescate. Suena a paradoja pero A Concha-Compostela se hunde en un mar de deficiencias que no le hacen justicia. Llevo años preguntándome si no sería posible que Vilagarcía volviese a ser La Perla de Arousa y el Mar de Compostela. Hoy, a apenas una semana de una cita histórica con las urnas, tengo la respuesta. ¡Claro que sí! Esta semana hemos presentado ante la opinión pública nuestra apuesta para hacerlo realidad: La fase 1 del proyecto “Compostela 2M21”. Si está leyendo esta sección le invito a que vea el vídeo y después piense si prefiere la playa como la tenemos hoy (que es como lleva los últimos años) o prefiere una gran playa para que todos la disfrutemos.
Insisto en que es la Fase 1, la inicial, la primera. Nadie ha hablado ni de norias, ni de hoteles gigantes, ni de párkings subterráneos ni de puertos flotantes. Lo digo porque alguno pensará que es irrealizable a día de hoy. Por eso los proyectos se empiezan por el principio. Quiero ofrecerle a la ciudadanía un agua limpia, más zona de baño, aumentar la arena hasta la desembocadura del río do Con, pero sin eliminar lo que hay. Duplicar los amarres del puerto deportivo, hacer un carril bici, zona de recreo y deporte, bares y restaurantes y servicios adaptados para ser un arenal accesible. Lo que quiero es una playa para que los que somos de Vilagarcía no acabemos yendo a otros concellos a bañarnos… (menos mal que nos queda O Preguntoiro en Vilaxoán y O Campanario en Bamio).
Durante muchos meses he escuchado de todo. Por desgracia la tónica general de los grandes críticos se basaba en suposiciones erróneas o “malinteresadas”. Lo que más me ha sorprendido es que somos los únicos que hemos dado un paso al frente, los únicos que ponemos encima de la mesa un gran proyecto. Otros han cogido algunas partes sueltas para rellenar sus programas y, además de notarse, les obligan a darnos la razón.
Vilagarcía decide su futuro el próximo domingo en multitud de aspectos. Una ciudad no puede vivir solo de rehumanizar plazas en el centro una y otra vez. Mientras el todavía alcalde ha fotocopiado la lista y casi el programa para ofrecer más de lo mismo nosotros nos hemos reinventado y conformado un nuevo proyecto para Vilagarcía.
Si estos días pasea por A Concha-Compostela imagínese dentro de 4 años a sí mismo en ese mismo recorrido pero en un escenario totalmente nuevo, atractivo, cómodo, amable, moderno, que invite a quedarse y a darse un chapuzón. Si es lo que quiere, pensamos igual. Si por el contrario gusta más de que siga creciendo la hierba, que el pinar siga deteriorándose, que el paseo tenga partes acabadas y oxidadas y otras no, que no tenga donde parar o que no pueda llegar con una silla de ruedas o un carrito hasta el agua, que seguirá contaminada… entonces vote por los que ya están o los que no apuestan por el futuro. Mi compromiso está hecho. Espero su confianza.

La nueva playa del futuro
Comentarios