martes 26.05.2020

Una alegría para las inmobiliarias

creía el sector inmobiliario que los meses venideros iban a ser un no parar de sufrir por la crisis económica y resulta que la pandemia les va a venir hasta bien. En las primeras semanas de la desescalada ha aumentado un veinte por ciento la demanda de pisos de alquiler. Resulta que el confinamiento, como ya sabíamos por el ejemplo chino, ha traído junto con el deseo de ser panadero y experto en gimnasia en el salón, un crecimiento del número de separaciones y divorcios. El roce ya no hace el cariño y los que necesitan huir del hogar familiar buscan un refugio cuanto antes. Los expertos ya esperan una subida de los precios y se frotan las manos pensando en que además de los que buscan nuevos aires para su vida estarán pronto los que busquen nuevos aires para sus vacaciones dentro del país, ahora que salir al extranjero parece que es una actividad solo para valientes.

Comentarios