viernes 10.07.2020

La amnesia propia de un futbolista

PRESCINDIENDO de la legión de españoles millonarios que están enjaulados, el galés Eric Borrows debe ser uno de los presos más ricos del mundo. No ingresó en la cárcel por robar una barra de pan, ni siquiera una gallina, sino a causa del premio de la lotería que le tocó. Le correspondieron 195.000 euros, un dinero con el que se dio algunos caprichos e hizo algunos regalos a sus familiares. Una parte, como buen británico, la malgastó, y otra se la va a quedar el Estado, pues Borrows adquirió con rapidez los hábitos de quienes manejan mucha pasta y se olvidó de pagar los impuestos. Habría sido un buen futbolista. FOTO: borrows, feliz con el cheque del premio | youtube

Comentarios