sábado 31/10/20

Ciudadanos paga a traidores

lo anuncia sin pudor alguno. El número dos de Rivera, un tal Villegas, hombre de visión panorámica de la política y de la vida también, ha anunciado que Cs está dispuesto a pactar con aquellos socialistas periféricos que muestren su traición a Sanchez. Tienen experiencia en la cuestión, hace ahora cuatro años hicieron lo mismo con la UPyD de Rosa Díez y premiaron a los felones con puestos en sus listas. Es verdad que cosecharon soberanas derrotas con ello, pero no les importó porque su objetivo era hundir el barco de la exsocialista y eso sí lo consiguieron. 
También recientemente fueron a buscar a dirigentes del PP y aquí se crecieron, recurrieron incluso a pucherazos para colocar a una expopular como candidata a la presidencia de una autonomía, pero se revolvieron las bases, denunciaron el pucherazo y Rivera tuvo que rectificar. No parece edificante esta forma de actuar de la “nueva política” que pregonaba el catalán que, supuestamente, se presentaba como aire fresco para regenerar la cosa pública y en poco tiempo se ha convertido en un caza recompensas de forajidos dispuestos a todo por meterse en listas. 
Donde queda aquello de “no entraremos en gobiernos que no presidamos” de lo presumía un infantil Rivera para demostrar sus ansias de servicio a España frente a los que buscaban hacer de la política su forma de vida. Ciudadanos es una fábrica de empleos para los amigos en forma de actas para sentarse en escaños. Rivera es una estrella fugaz que nunca brilla y que acumula ya nueve fracasos electorales, pero que se amarra al sillón en lugar de dejar paso a otros líderes. Los murmullos de la calle apuntan a que Ciudadanos no es un partido de fiar, genera más dudas que certezas y pretende utilizar su electorado, mayoritariamente de centro derecha, para apuntalar gobiernos de izquierdas. 
No les extrañe que antes de ceder Madrid al centro derecha como decidieron los ciudadanos, Rivera regale algunos gobiernos al PSOE y sin necesidad de traiciones los naranjas entienden que para ser de centro debe facilitar gobiernos de “progreso” antes de acomodarse en Madrid de la mano del PP. y Vox, como hizo en Andalucía donde, sin los votos de Vox no tendrían los de Rivera ni la presidencia del Parlamento ni la Vicepresidencia del Gobierno ni las consejerías que dirigen. Esta es la pura verdad y lo demás son adornos, Cs quiere pescar sin meterse en el agua. 
La tan denostada foto de Colón se repetirá pronto en algún hotel de Madrid porque los de Abascal no pasarán por las humillaciones a los que los sometieron en Andalucía y, a la vista del trato recibido por Cs, van a poner las cosas más difíciles. No es buena idea cimentar un proyecto en el reclutamiento de traidores porque estos no se corrigen fácilmente y algún día, le aplicarán a Rivera su propia medicina. El fichaje vergonzante del expresidente de la Comunidad de Madrid cuando todavía lucía la camiseta azul es la mejor demostración de lo que Ciudadanos está dispuesto a hacer para destruir también al PP., buscaban el “sorpasso” y se encontraron con un “sopapo”, en el peor momento electoral del PP, Cs no ha conseguido ganarle en ningún sitio y Rivera ya no dice que es el jefe de la oposición, si acaso, el de la traición.  

Comentarios