viernes 7/8/20

Escotet le presta el pañuelo a Tino para que despida a Hacienda

JORGE Mendes, a quien Lendoiro llamaba “O afillado” –de lo que se deduce que él debía de ser “O padriño”– ya piensa en volver a revolotear sobre A Coruña, donde de nuevo hay dinero. No serán los ríos de pasta que se movían en los buenos tiempos, pero sí para que haya jugadores con contratos suficientemente altos como para defraudar a Hacienda. Y es que Juan Carlos Escotet ha estrenado su recién asumido cargo de presidente de Abanca firmando un préstamo de 45 millones con Tino Fernández, por el cual el estadio será rebautizado como Abanca Riazor y el Deportivo pagará la deuda privilegiada que tenía con el Fisco. Un buen negocio para ambas partes, que sería perfecto si se cumpliese eso que algunos –¡ay!, el ramalazo celtarra– consideran un imposible metafísico: que la dirección deportiva acierte en los fichajes. FOTO: juan carlos escotet y tino fernández | patricia g. fraga

Comentarios