domingo 22.09.2019

Manuel Valls reniega de la fraternité con su antiguo jefe naranja

Florentino y Bartomeu llevan medio verano negociando con los franceses para que les traspasen a Neymar y son incapaces de convencerlos. Si hubiesen recurrido a la intermediación de Albert Rivera, el político antes conocido como Adolfo Suárez, ya estaría todo arreglado. Al ciudadano por antonomasia le bastaron un par de reuniones para convencer a Manuel Valls, un barcelonés que cruzó los Pirineos y acabó de primer ministro en París, para que volviese a casa y fuera su candidato a la Alcaldía de la ciudad condal. Valls aceptó y se presentó a las municipales, pero, como si fuese Neymar, poco después se peleó con su jefe... y aún está doente. “Malú y su amigo político no están invitados a mi boda”, acaba de confesar en un entrevista concedida a “El Mundo”. No parece que exista mucha fraternité entre ambos

Manuel Valls reniega de la fraternité con su antiguo jefe naranja
Comentarios