viernes 29.05.2020

Valiente, pero solo hasta cierto punto

16 December 2019, Belgium, Brussels: Catalan leader in exile Carles Puigdemont (C) speaks to media as he leaves the Justice Palace after a hearing over the European arrest warrant against the Catalan ministers in exile. Photo: Thierry Roge/BELGA/dpa


16/12/2019 ONLY FOR USE IN SPAIN
16 December 2019, Belgium, Brussels: Catalan leader in exile Carles Puigdemont (C) speaks to media as he leaves the Justice Palace after a hearing over the European arrest warrant against the Catalan ministers in exile. Photo: Thierry Roge/BELGA/dpa 16/12/2019 ONLY FOR USE IN SPAIN

por esta tierra se suele decir mucho eso de quen ten cu, ten medo. Y Puigdemont debe de tener un trasero digno de la saga de las Kardasian. Y es que el expresidente fugado todavía no las tiene todas consigo por más que el Parlamento Europeo le haya ya permitido recoger su credencial y está planeando realizar un acto político con el que escenificar su vuelta a la actividad (si es que algún día la dejó). Eso sí, por si las moscas, el escenario elegido es Perpiñán. Es decir, que por mucho que él sostenga que posee inmunidad, no tendrá las narices suficientes como para presentarse en Cataluña, no vaya a ser el demonio que algún juez decida mandar a una patrulla de la Guardia Civil a que lo detengan. Eso sí, ya se cruzan apuestas acerca de la posibilidad de que dé un golpe de efecto paseando por Barcelona, tras entrar en el país escondido en un maletero, ese lugar del coche que él adora. FOTO: Puigdemont, en plan héroe mediático | aec

Comentarios