domingo 21.07.2019

Continúa la propaganda

Estamos ya, no hay duda, en campaña electoral. Hace unos días con motivo de la petición de la oposición a la Junta Electoral Central de que se acabara con los “viernes sociales” del Gobierno. El organismo se pronunció en contra de suspenderlos, pero sí dejó muy claro que no se podía utilizar la plataforma del Consejo de Ministros para hacer propaganda. Pero, este viernes, el Gobierno se lo saltó. En la rueda de prensa posterior a la reunión del Gobierno, aparecieron la portavoz, la ministra de Energía y la de Economía. En realidad, la presencia de Calviño era un poco chocante. Al fin y al cabo, de su departamento solo se aprobaba un real decreto sobre las cuentas corrientes sin coste para personas con escasos recursos. Un asunto absolutamente menor que no sostenía su presencia.

Sin embargo, a punto de acabar las preguntas sobre los asuntos políticos mollares de la semana, salta la sorpresa. Un periodista pregunta a Calviño por la situación de la economía y de repente se produce un despliegue de pantallas, llenas de cuadros y gráficos, y comienza un discurso de la ministra que, “nada preparado”, una y otra vez niega que España esté atravesando el más mínimo problema económico. ¡Hasta se detuvo en la evolución de la prima de riesgo! Mensajes tipo: España crece más que los grandes de la Eurozona, el turismo y el consumo siguen tirando, el empleo va genial o solo hay una pequeña desaceleración en el crecimiento y en las exportaciones.

Se le olvidó contar a la ministra que España está, de momento, notando menos la caída del crecimiento gracias al aumento del gasto y consumo público, a costa de un mayor déficit y a las nuevas inyecciones del BCE. De nuevo, antes de unas elecciones, como en 2008, se le olvida a la ministra que casi todos los indicadores adelantados (6-8 meses) que elabora su propio ministerio están en negativo y que su mala política de echar leña al fuego, gastando y gastando, puede acabar llevándonos a una crisis que quizás no tenga que enderezar Sánchez, pero sí el gobierno que salga de las urnas del 28-A. Dije hace unos días que a Calviño se le está poniendo cara de Solbes. Conviene no olvidar que, aunque muchos años después, el ministro de Zapatero acabó reconociendo que había mentido sobre la gravedad de la crisis y la pésima forma en que se abordó.

Continúa la propaganda
Comentarios