martes 17.09.2019

¡Que viene la izquierda!

La victoria del PSOE en las elecciones es incuestionable. Sin embargo, ahora hay que ver qué partidos apoyarán su investidura, cómo gobernará y con quién. Es ya una opinión generalizada que ni los socialistas, ni ningún otro partido, van a decir ni pío hasta que no se conozcan los resultados del 26-M, cuando se celebran autonómicas, municipales y europeas. Todos guardan la ropa, aunque parece que la posibilidad de un gobierno del PSOE con Ciudadanos tiene escasas posibilidades de materializarse. Rivera quiere ver si el batacazo del PP se consolida o incluso empeora para convertirse en el líder del centro derecha. Esta alianza parece ser que contaría con el beneplácito de empresarios y mercados.

Las otras posibilidades, un gobierno de los socialistas en solitario u otro con el apoyo de Podemos y la abstención de las fuerzas que no forman el centro derecha, incluso un tercero con el apoyo de algunos independentistas, nos llevaría en todos los casos a una situación económica agravada. En este momento, la economía española está en retroceso. Numerosos indicadores están mostrando un desgaste que, en algunos casos, ya es negativo. Si los socialistas animados por los podemitas llevan a cabo sus propuestas, no hay ninguna duda de que el crecimiento, la deuda, el déficit y el paro van a empeorar. Y ya saben el siguiente paso, los españoles no podrán pagar sus deudas, ni los alquileres, ni las hipotecas si su destino es el paro. Lo han venido advirtiendo servicios de estudios y economistas. El gasto público, las subvenciones, los subsidios, los impuestos o las cotizaciones se va a disparar y por tanto se ralentizará la inversión y los empleos.

Ya hemos visto cómo en el primer trimestre del año han aumentado las familias con todos sus miembros en paro, el desempleo de las mujeres y los jóvenes, lo que tiene mucho que ver con la subida en un 22,3% del SMI.Y esto sólo es el principio. Hay que recordar que el Banco de España calculó que se podrían perder más de 100.000 puestos de trabajo. No vienen buenos tiempos. Entre otras cosas, porque fuera de nuestras fronteras pintan bastos. Y no sólo en la eurozona. Tampoco en Argentina tiran cohetes precisamente y Brasil puede ir detrás. Vamos a ver cómo queda el tablero, pero la economía no pinta nada bien.

¡Que viene la izquierda!
Comentarios