viernes 10.07.2020

Tiempos de reflexión

Amigos: “Hasta que el mundo llegue a su fin, se recurrirá siempre y en última instancia a la espada” (Guillermo II). “La última voz audible antes de la explosión del mundo será la de un experto que dirá, es técnicamente imposible” (Peter Ustinóv). “Cuando los pacíficos pierdan toda esperanza, los violentos encuentran  motivo para disparar” (Harold Wilson).

Desde hace un tiempo vengo notando cambios en esta sociedad, que ya no es la mía. Mis valores son los desechos de esa sociedad que se autodestruye a si misma, esos desechos que esta sociedad, destruye por viejos, ni siquiera los guarda como recuerdo del pasado; los aniquila. Y yo no puedo vivir en medio de ese atropello sin causa, sin rebelarme o sin claudicar. Creo llegado el momento de retirarme a mis aposentos a descansar. Esta sección de Entre Todos, ya no tiene mucho qué rascar, lo que tenía que decir, de acusar o de transformar, ya lo ha hecho. La dirección de este Diario, que tanto me ha aguantado, a los queridos lectores, de la misma, que durante casi veinticinco años más o menos, ya perdí la cuenta, la han seguido todos los domingos y que semanalmente, echad la cuenta, desde su primer numero hasta la actualidad, no ha faltado ninguna semana, salvo algún caso de excepción,  creo personalmente  está tocando a su fin. 

Y no es por no contaros causas que quedan en el tintero, o porque me rinda, o falten fuerzas, físicas, yo creo ser el decano de todos los que colaboran con este Diario, hablando al menos de los locales o comarcales sino de más. Y llega un momento en el que hay que ceder el testigo, a nuevos pensamientos e ideas, a los jóvenes, que les queda un trabajo inmenso si quieren transformar este sistema social si les da tiempo, que por ahí lo tienen muy mal, después  de tantas vicisitudes, que henos pasado todos, yo el primero, luchando a brazo partido, contra las injusticias sociales y políticas de todo tipo. Desde estas líneas o en la calle, dando la cara ante cualquiera, sin ningún temor, si sabía que llevaba la razón. Eso te llena de razones para seguir cualquier lucha, la que sea, y en ello nunca me rendiré. 

Pero lo peor para alguien que lucha es ya estar agotado mentalmente por que una sociedad que crees defender ya no es la mía. Estás como un pulpo en un garaje. Yo, y perdonad por ello, creo estar ya por encima de los retos personales de muchos o las ansias de poder de otros. La verdad que me inquieta mucho más el orden de la vida, de las cosas, de los valores individuales, que cambian según la influencer de turno, todo pasajero y banal, pero a lo que se le da una importancia vital y sin embargo a los verdaderos problemas sociales, nunca salen a las primeras portadas, porque no interesa.

Nunca me gustó la sociedad hipócrita, que piensa y seguirá pensando que importa más el tener que el ser. Cuando se den cuenta ya no habrá marcha atrás para todos ellos. Y por ello creo que en unos breves números os diré un “hasta vernos”.

La sociedad no ha cambiado pero sí sus pensamientos, prioridades y sobre todo sus sentimientos, no debo ser hipócrita con vosotros y con este Diario que tanto me ha dado, sobre todo su confianza y al que considero de la familia ya. Como a todos vosotros seguidores de la sección que tanto me habéis aguantado en mis momentos de rabia por las injusticias de todo tipo cometidas contra los más débiles, y con los que es mas fácil pisotear, incluso sus derechos mas íntimos.

Nunca intenté ser Robin Hood, pero sí vivo en aquella época, os aseguro que sería uno de su banda. Los derechos inalienables de las personas no deben ser conculcados, y hoy en aras de la seguridad, te espían, te influyen de una manera insoportable, saben tus datos personales, tus pensamientos, tu vida. Y eso no, por eso no paso. Eso no son las enseñanzas que me dieron mis mayores, vive y deja vivir y no lo de ahora vivo y los demás que se j….. eso no va conmigo. Ni de coña. Como aun hay cosas pendientes, en los próximos números os diré mis pensamientos definitivos.  Gracias y un saludo amigos. Como siempre, Saúde e Terra. 

Comentarios