lunes 01.06.2020

¡Una ciudad en marcha!

espués de cuatro largos años de inacción municipal, parece que el nuevo ejecutivo local empieza a desperezarse y pone a la ciudad en marcha. No era sin tiempo después de tanta falta de atino en hacer los deberes ciudadanos y ahora los que han llegado con nuevo aire parece que se han puesto al tajo con ganas y deseos de contentar a la ciudadanía; falta hace. El trabajo abunda en palacio y el tiempo después de tan largo periodo invernando apremia, por lo que la alcaldesa tendrá una larga ocupación en los diversos frentes abiertos. Tampoco a su equipo de concejales les faltará trabajo. Quizás lo que les va a faltar es precisamente tiempo en hacer las cosas que no se hicieron en estos pasados cuatro años.
De este modo el municipio empieza a ponerse las pilas y pretende llevar adelante los quehaceres que otros dejaron en el cajón. Así, el actual equipo municipal tendrá que rehabilitar de forma integral el parque de viviendas de la castigada y olvidada Ciudad Alta coruñesa y arreglar sus calles, realizar un centro cívico en Riazor y mejorar el Paseo Marítimo. En Mesoiro, procurar un mejor mantenimiento y la seguridad vial, en los barrios más castigados por la suciedad y abandonados por el anterior gabinete, como fueron la Sagrada Familia y Palavea, ahora se pretende una mayor limpieza de su entorno y dar luz verde a un complejo deportivo, proyectado en el solar de la extinta Fábrica de Armas.
En el Castrillón, se prevé la reforma de plaza Elíptica, mientras que el centro de salud, tan esperado por los vecinos de la Falperra, da la impresión de que pronto será una realidad para todo el vecindario, mientras que en la zona populosa de la Gaiteira, Oza y los Castros, hay proyectada una escuela infantil y para la denominada de Mato Grande (mal denominada) se pretende un centro cívico, el adecentamiento de sus zonas verdes, el asfaltado de sus vías urbanas y la implantación de una nueva línea de bus, para un mejor servicio a la zona, mientras que en Elviña, segunda fase, sus vecinos piden más limpieza, la mejora de las zonas verdes, cambiar el mobiliario urbano, debido a su abandono y que se limpien las pintadas del barrio. Que hacen del mismo una zona deprimida a ojos del paseante, coger a los causantes y obligarles a pagar los daños efectuados.
Otro de los barrios muy castigados por el abandono cuatrienal del ejecutivo anterior, es el de la zona centro. No puede ser que la OCU diga que la Coruña, es una de las ciudades más sucias de España y sí lo hace, es porque el ejecutivo saliente, no supo hacer sus deberes para con los ciudadanos y ahora se dice que somos una ciudad sucia. El Orzán se lleva la palma, en cuanto a un abandono sistemático, pero hay otras calles como San Andrés, Varela Silvari o Mariñas que no se salvan del abandono y de sus solares que parecen selvas urbanas, que por supuesto son de propiedad particular, pero el municipio tiene que apremiar a sus dueños o herederos a limpiarlos o expropiarlos por el bien y necesidad de interés público. Una ciudad en marcha por el bien común en un reclamo único.

Comentarios