miércoles 27.05.2020

Carta a doña Inés

Con mi felicitación más cordial le ofrezco una serie de sugerencia desde mi situación de vecino que a veces circula en coche y muchas más por la acera. A ras de suelo, señora, lo que me hace disfrutar de A Coruña, que bonita es, y padecer alguno de sus problemas. Me gustaría que, después de ofrecernos cordialidad, no mirar atrás y asumir los rentos pendientes, nos resolviera algunos problemillas.
Por ejemplo ¿hay guardias en A Coruña? ¿Cuántos? ¿Dónde están? Tiene que mirar atrás, al menos en las aceras, pues –salvo que usted lleve retrovisor– le puede embestir un patinete, una bici o engancharse en la correa de algún can. Además los guardias son muy necesarios –no solo cuando juega el Depor– en las horas de mayor tráfico para regularlo, vigilando la velocidad, que en ciudad es de 50 kilómetros por hora.
Y si mira hacia atrás recordará que uno de sus predecesores nos habló de la policía de barrio.  Y lo del tránsito no hay más que repasar las ordenanzas, que son  muy claras al respecto. Como los horarios de carga y descarga y la instalación de terrazas que, en muchos sitios, son un impedimento más en las aceras y que por ahí adelante están reguladas.
Recordar, por ejemplo, que los buses urbanos tienen preferencia sobre el resto del tráfico –entrar y salir de las paradas– y que su eficacia no se mide por el color sino por la frecuencia. ¿Sabe usted que ir en tren a Santiago nos lleva treinta minutos y que en algunas líneas de bus hay que esperar hasta cincuenta y cinco? Y, aprovecho para hacerle saber un deseo de muchos conciudadanos, ¿no le parece que se debía ampliar el horario nocturno de dicho servicio?
Otra sugerencia tiene que ver con la seguridad y la vigilancia de los bienes públicos. Arreglar una semana sí y otra también el reloj floral costará una pasta que tendrían que pagar los vándalos, al igual que las pintadas en los bancos y paredes, y que nos toca a todos los ciudadanos que, al parecer, no pintamos nada.
Y no sé si será mucha tarea –usted sabe muy bien que el cargo trae sus cargas. Pregunte en Gijón donde los serenos (convenio comerciantes-ayuntamiento) funcionan muy bien–, pero me gustaría que dedicara algunos minuto para reflexionar sobre la vieja idea, tantas veces pregonada, de intentar revivir el área metropolitana. Hay ejemplos a nuestro alrededor que resultaron un éxito.
Por nuestro bien, le deseo mucho éxito.

Comentarios