domingo 21.07.2019

Buscando otra realidad

A esta España no la conoce ni quien la parió.

A esta España no la conoce ni quien la parió. Aquí nadie se conforma con lo que tiene y menos con lo que le dan. Nadie quiere limosnas. Todo el mundo echa balones fuera. Esto tiene que ver con la situación que vivimos. Muchas de estas orientaciones nos llevaron a hacer insostenible un sistema económico del que ahora, los de siempre, otra vez, pagamos las consecuencias.
Durante años, los expertos nos dicen que los españoles hemos vivido por encima de nuestras posibilidades. Y que muchos lo siguen haciendo. Cuántos de nosotros  hemos escuchado de supuestos profesionales: “Tienes que esperar varios meses para tu cita”; “El Pablo se compró un casoplón de 50 millones”... e infinitas frases demoledoras. Pocos fuimos los que razonamos que la situación era insostenible, que no podíamos seguir endeudándonos.
Hay que abordar la realidad. Este es ya el nuevo modelo en el que cada uno de nosotros debemos buscarnos nuestras lentejas. Con el PSOE, con el PP, con Ciudadanos, con Podemos, y el que faltaba, ahora también con Vox. Ya nada podemos esperar de un Estado faraónico, aletargado y desproporcionado y donde la piratería y la tan cacareada picaresca marca el territorio. Siempre vivimos a la espera de que otros nos quitasen los problemas de encima… o que el Estado nos solucionara los conflictos. 
Es el momento de aprender a vivir entre luces y sombras, no sigamos perdiendo el tiempo buscando un mundo mejor. Estamos dentro de él, aprendamos a vivir en él, tenemos que aprender a vivir en una constante batalla, como cuando cambiamos la Olivetti por el ordenador. No fue fácil pero tampoco tan complicado. Con inteligencia, innovación y voluntad podremos cambiar nuestro futuro, el de nuestros hijos y nietos.
Concluye el “sabelotodo” que, aunque esto no es América, en este mundo que nos tocó vivir, hay infinitas oportunidades. Solo tenemos que estar preparados para descubrirlas, y preparados significa, formados y especializados. La causa del problema es siempre el mismo: falta de educación financiera. 

Buscando otra realidad
Comentarios