miércoles 13.11.2019

Es necesario reflexionar

Cada día se habla más de la juventud.

Cada día se habla más de la juventud. De sus problemas, de sus ilusiones, de sus decepciones, de sus indecisiones para afrontar un futuro que en la mayoría de los casos es incierto. No lo tienen claro. No ven opciones con garantía de éxito. Se sienten engañados. Se sienten estafados por quienes les tienen que abrir el camino a un mundo laboral que está estancado, y cada vez es más precario y engañoso. También nos dan caña por todas partes. Suspendemos en educación. En lectura no damos pie con bola. Y lo peor, estamos a la cola porque, dicen, no poseemos talento. 
Existe exceso de deficiencia en el sistema escolar. En “Mate” y Ciencias estamos muy alejados del liderato. También en cuestiones sexuales. Hasta el punto de que nos aseguran que tenemos las peores notas europeas. Nos hablan de que en nuestro país el tema del sexo se imparte de forma desorganizada y dispersa. Coincido con varios niños en edad ya de comerse el mundo, que debaten sobre sexo. Sus preguntas y respuestas son sorprendentes. Su cacao mental sobre esta materia me pareció importante, pero también banal.
Presencio un debate sobre el abandono escolar y es para llorar. España se consolida en esa posición, situación que nos lleva a las catacumbas y a la más absoluta oscuridad. Los chinos nos barren y los “japos” tampoco nos dan tregua. Según ese debate, las mujeres sacan mejores notas que los hombres. Si es así, solo me cabe felicitarlas. España es campeona del fracaso. Es necesario reflexionar, buscar motivos que nos sitúen en cuál es la situación general de la educación en España. 
Pero los números y los datos son desoladores. España, donde lo único que parece interesar es el fútbol, es uno de los países de la UE con mayor tasa de fracaso escolar. Hablo de ello con un docente. Y es categórico. Ahora se estudia menos que antes. Pero también recalca que nuestra juventud es más crítica, reflexiona más y sabe debatir sobre más temas que los adolescentes de otras décadas. Esto podría demostrar que no somos tan negativos como se nos pinta. 

Es necesario reflexionar
Comentarios