lunes 22.07.2019

Natxo tiene la palabra

Vuelvo a la carga con el Deportivo que todos sufrimos

Vuelvo a la carga con el Deportivo que todos sufrimos. Bueno, unos más y otros menos en un club que últimamente no acaba de encontrar la mejor forma de convertir sus actuaciones en un ejemplo de lo que debe de ser un equipo que aspira al ascenso. Arrepentirse a estas alturas de la Liga de lo que no se hizo bien no conduce a nada. Es mejor intentar aprender y luchar por mejorar. Me lo siguen negando quienes solo ven las cosas buenas en un club donde, estoy convencido, existe margen de mejora. 
Lógicamente, nunca llueve a gusto de todos y que las cosas no son tan fáciles como se preveía a principios de este curso. También se reconoce que a los de Natxo González se les otorga cada vez más relevancia y favoritismo. Ello puede provocar más presión en un  grupo que semana a semana nos ofrece las dos caras de la moneda. Entiendo que se debe aprender de las decisiones que se toman y saborear el camino que se acaba eligiendo. Pero Osasuna, Albacete, Málaga y Granada entre otros, no se lo pondrán fácil en una competición donde siempre estuve convencido de que el ascenso sería coser y cantar. 
Pero a estas alturas, a punto de recibir al Alcorcón, Las Palmas y Almería, olvido mis sueños y comienzo a ser más prudente. Esto no va a ser un camino de rosas. Después está la plantilla y el sistema de juego impuesto por el entrenador. Hay momentos en que el bostezo se hace un fiel compañero de viaje y amigo inseparable de falsas ilusiones. Y eso no es bueno. Como me dijo hace muchos años Rodríguez Vaz, en el Dépor falta ese jugador por el que compense pagar una entrada para ir al estadio y disfrutar. 
Y aunque no es fácil, es posible que lo hayamos encontrado en el joven Jonathan Montiel. Su desparpajo, solvencia y osadía ante el Nástic se merecen más oportunidades. Supongo que el técnico también lo comprenderá. Y lo sabe. Tampoco me vale mucho la típica reflexión de que solo pueden jugar once. Tiene que existir algo más que se nos escapa. Natxo, si lo desea, tiene la palabra.

Natxo tiene la palabra
Comentarios