eso

Hacemos lo que nos apetece porque tenemos derechos

Y lo que nos apetece es que no nos digan lo que sí y lo que no.

El perjudicado

Otra cosa es que, en su estrategia de grandes gestos y poco contenido, Podemos haya encontrado un filón para demostrar su acérrimo republicanismo en la reprobable conducta del Emérito.No ha pasado ni una semana desde el aniversario del 23F, en la que Felipe VI recordó el coraje de su antecesor para desmontar el golpe de Estado de Tejero y sus cómplices (por cierto, resultó curioso que en ningún momento de su discurso mencionara que, aquel del que estaba hablando de manera elogiosa, era su padre) para que una nueva regularización fiscal vuelva a sacudir los cimientos de la Institución.

La camiseta no gana partidos

Un equipo que, supuestamente, estaba diseñado para poder jugar hasta en Primera y que pasea sus vergüenzas por la Segunda B, recibiendo lecciones de equipos que tienen hasta diez veces menos presupuesto.

La frustración de no poder hacer más

Hay capacidad para poner muchas más, miles, pero no se puede hacer porque no llegan y eso que nos dijeron que se habían comprado más de cien millones de dosis.

Ministros que sobran

Pero más que eso lo que ha encrespado a los rectores, es que, después de defender los exámenes presenciales en la Universidad, hizo público en su cuenta de Twiter un comunicado en el que cambiaba de opinión, defendía los exámenes telemáticos y emplazaba a las Universidades a cumplir con esa modalidad porque “para eso habían recibido Fondos Covid”.Este ministro de Universidades ha reconocido que no sabe si la Universidad y los universitarios tienen los medios indispensables para asumir la modalidad online, pero eso no le importa.