Una encuesta del PP revela que Tomás Fole perdería la Alcaldía de Vilagarcía en 2015

Vilagarcía. Tomás Fole, candidato a presidir el Partido Popular de Vilagarcía. "Hay personas que están cuando se las necesita y otras cuando les interesa. El afiliado debe votar". Las "nuevas maneras" impuestas por Feijó

Los datos que maneja el Partido Popular a día de hoy arrojan que Tomás Fole no sería alcalde de Vilagarcía después de los comicios municipales del año 2015. El resultado del sondeo deja en clara desventaja al equipo conservador que, cabe recordar, ya no consiguió la mayoría absoluta en las elecciones de mayo de 2011. Los resultados de los que dispone ahora el partido son claros y, pese a estar en el gobierno y con la oposición socialista en sus cuotas más bajas en cuanto a apoyos, dejarían al PP en una posición muy delicada y muy lejos de la mayoría necesaria para gobernar.
Y es que cabe recordar que después de las municipales del año 2011 el PP se vio obligado a forzar un pacto con los independientes de Rivera Mallo para conseguir la estabilidad en Ravella. Con IVIL fuera de la contienda lo lógico es que estos votos se aglutinasen en filas populares, pero ni siquiera de esta forma serían suficientes para aupar a Tomás Fole al salón de mando.
Fuentes próximas al partido señalan que estos tres años de gobierno del PP en Ravella habrían desgastado la figura del actual alcalde que mantuvo enfrentamientos a lo largo de este mandato con asociaciones y colectivos de diversa índole. Son muchos los que creen que su empecinamiento con el saneamiento de las cuentas municipales le pudo haber pasado factura en otros aspectos como la subida de impuestos (IBI y tasas municipales) y los recortes en áreas más destacadas como la de Cultura o Turismo.
Además a Tomás Fole se le achaca desde la agrupación el hecho de haber abandonado los trabajos propiamente “de partido” y perder peso en diferentes parroquias en las que los conservadores ya no contarían con nadie que avalase la gestión del actual alcalde en Ravella.

duro mandato
Lo cierto es que Tomás Fole no lo ha tenido fácil desde que tomó las riendas de Ravella. Las urnas lo dejaron con un gobierno en minoría y los primeros meses fueron complicados dado que ninguna de sus propuestas era aceptada en Pleno por los partidos que en aquel momento estaban en la oposición (PSOE, BNG, EU e IVIL). El pacto con los independientes de Rivera Mallo llegaría en noviembre y del acuerdo apenas ha trascendido nada, solo el destino deseado por el veterano político en una silla del Senado dejando su puesto en Ravella  a Cholo Dorgambide. Fue entonces cuando los conservadores iniciaron su plan económico con vistas, al menos, a poder ejecutarlo en dos mandatos consecutivos.
Lo cierto es que a Tomás Fole no le queda mucho tiempo para remontar unos sondeos que el partido está tanteando con especial cuidado. Sobre la mesa tiene varias "patatas calientes": La aprobación de un PXOM del que ya se ha hablado de “irregularidades”; la devolución del crédito millonario de Luz Salgada; la compensación por el balneario y conflictos abiertos que tendrá difícil cerrar en menos de un año.

Una encuesta del PP revela que Tomás Fole perdería la Alcaldía de Vilagarcía en 2015

Te puede interesar