Un ciclista ebrio irrumpe en el parque de Ravella y moviliza a la Policía

|

Un ciclista con claros síntomas de estar ebrio movilizó ayer a la Policía Nacional y Local tras irrumpir en el parque de Ravella minutos antes del mitin de En Marea. Se trata de un joven de nacionalidad colombiana y que es conocido entre las fuerzas de seguridad por hechos similares.
Con una mano sujetando el manillar y una botella de Bacardi en la otra, el joven estuvo durante un tiempo en la zona de prensa, explicando a los asistentes sus preferencias por las políticas de Mariano Rajoy y del Partido Popular.
En un momento dado comenzó a subir el tono de su discurso y los que estaban entre el público, esperando por Luis Villares, le aconsejaron que se relajase.
Su enfado fue a más cuando vio a un hombre con un teléfono en la mano e interpretó que estaba llamando a las fuerzas de seguridad. “Yo me río de la Policía”, aseguró. Cogió su bicicleta y se fue hacia los bancos de Ravella.
Allí estuvo conversando con otros jóvenes de su edad y cuando parecía que los ánimos se habían calmado regresó, sin camiseta, y giró su discurso, asegurando ser parte de las guerrillas de las Fuerzas Armadas Revolucionarias Colombianas, que se autoproclaman marxistas-leninistas.
“Yo soy de las FARC”, gritaba el individuo con el torso al aire. Su “espectáculo” se acabó cuando hizo acto de presencia una patrulla de la Policía Local, acompañada por personas de la organización de En Marea.
El joven volvió a montarse en la bicicleta y los agentes siguieron sus pasos a pie.
Poco después, llegó a la zona la Policía Nacional, que también había sido movilizada por los testigos de los hechos.
Ambos cuerpos están ya bastante acostumbrados a las salidas de tono del joven, que ya protagonizó varias escenas con presencia policial.

escándalo público
A principios de verano, este mismo joven fue perseguido por la policía a plena luz del día en el entorno de Ravella. Todo comenzó con una discusión familiar, ya que reside en las inmediaciones del Concello, y acabó con el individuo perseguido por varios agentes. Los testigos de los hechos pensaron que el joven iba armado, pero lo único que llevaba era un teléfono móvil que se puso sobre la sien amenazando con “matarse”. Fue denunciado por escándalo público y trasladado al Hospital do Salnés donde lo atendieron por consumo de estupefacientes.
Tampoco sería la primera vez que el individuo circula en bicicleta bajo los síntomas del alcohol. Asimismo, fue detenido en varias ocasiones por altercados en la zona de la movida.

Un ciclista ebrio irrumpe en el parque de Ravella y moviliza a la Policía