Un informe jurídico determinará si se le puede dar al Balneario una función hostelera

Copia de Copia de Diario de Arousa-2014-05-21-004-1af09de5
|

El ejecutivo que preside el conservador Tomás Fole todavía no tiene claro si los argumentos esgrimidos durante el proceso judicial podrían ser un impedimento a la hora de darle un uso hostelero al Balneario de A Compostela. “Eso tendrán que determinarlo los correspondientes informes jurídicos”, explican fuentes del gabinete de comunicación.
Y es que el Concello alegó  que no podía devolver el edificio en las mismas condiciones en las que lo dejó a Placomsa (antigua concesionaria con la que mantienen un pleito desde hace una década) precisamente porque las instalaciones fueron reformadas para acoger un centro de ocupación y empleo.
Un argumento que acepta el tribunal que señala en la sentencia que “el Concello no podría poner a la concesionaria en posesión de aquello que en su día les entregó para el desarrollo de una concesión que tenía una finalidad muy concreta puesto que el edificio fue modificado sustancialmente tanto desde el punto de vista estructural como en su disposición, al adaptarse al nuevo destino para el que está previsto y no servir para el anterior”.
De esta afirmación cabe deducir que en el caso de que el Concello decida recuperar el uso hostelero, tal y como confirmó hace unos días el propio alcalde, estaría incumpliendo con sus propios argumentos durante un proceso judicial que dio un nuevo giro con la sentencia del TSXG que solo da en parte la razón al Concello.

una promesa electoral
Recuperar el Balneario de A Compostela para darle un uso hostelero fue una de las principales puntos sobre las que giró el programa electoral del Partido Popular. El propio Fole recordó hace unos días que esta medida fue “una promesa electoral” y a ello se agarra para incidir en la necesidad de dedicar este edificio, situado en una ubicación privilegiada, a la misma función que tuvo durante años.
En cualquier caso, desde el Concello apuntan que “lo importante” es que recuperaron la gestión del Balneario, por lo que ya pueden realizar actuaciones en el inmueble.

Un informe jurídico determinará si se le puede dar al Balneario una función hostelera