Vilagarcía denuncia el “desleixo” de la Xunta con las unitarias del municipio

El informático del Concello reparte auriculares entre los concejales, que con las mascarillas tienen problemas para escucharse durante el debate | josé luiz oubiña
|

La cuestión de las competencias fue una constante en el debate de la Corporación, durante el Pleno ordinario que se llevó a cabo ayer en Ravella. Una sesión en la que los ediles estrenaron auriculares para un mejor sonido lo cual no conllevó a un mayor entendimiento en el diálogo.

Hubo reproches cruzados, la mayor parte entre el grupo de gobierno y la principal formación de la oposición, pero también entre el PP y el resto de grupos o incluso entre socialistas y Podemos. La crisis sanitaria y sus consecuencias económicas marcaron buena parte de la sesión, pero también hubo tiempo para abordar asuntos educativos.

Y es que Ravella acordó reclamar a la Xunta mejoras en las unitarias de Guillán, Bamio y Solobeira. Maruxa Chapela, representante de los padres de los tres centros y madre de un alumno de Guillán, explicó que por la mañana su hijo se encontraba a doce grados en el aula. “A esa temperatura a nós non nos deixarían traballar”, incidió Jesús López, portavoz de En Común y promotor de la iniciativa. Lucía Veloso, del BNG, habló del “desleixo” de la Xunta y María de la O Fernández, de Podemos- Marea da Vila, acusó al gobierno gallego de “querer acabar coas unitarias” mientras que el PP destacó su apoyo decidido a dicho modelo educativo, lo que causó sorpresa e indignación en la bancada de la izquierda.

Los conservadores intentaron introducir una enmienda para que parte de las reivindicaciones de los padres, como arreglos en el suelo o en la carpintería, los ejecutase el personal del Concello. “Puede hacerse durante las vacaciones”, argumentó Ana Granja. Los socialistas, que minutos antes habían aprobado una modificación de crédito para el patio cubierto de Aralde, se plantaron. No solo rechazaron la enmienda del PP, sino que convencieron a En Común para que quitase los puntos en los que instaba al Concello a hacer las obras y pasarle la factura a la Xunta. “A este paso construimos nós o centro de saúde”, señaló la portavoz del ejecutivo, Tania García. “Vai chegar un momento no que as arcas municipais non van a dar para o que nos compete a nós”, señaló Alberto Varela, que ayer hizo uso del turno final para repartir a diestro y siniestro e incluso llegó a reprochar a Marea su apoyo a las reivindicaciones de los padres de Aralde.

Inversión del superávit

Por otra parte, el Pleno aprobó una modificación de crédito para destinar bajas de obras a otras actuaciones y también otro cambio para la inversión del remanente de Tesorería en diversas actuaciones, como la renovación de todo el pavimento del Miguel Hernández y el carril bici, donde las raíces de los árboles crecieron rompiendo pavimento. Ana Granja, del PP, reprochó a los socialistas un excesivo uso de las modificaciones de crédito y el alcalde le aclaró que era el superávit, liberado ya por el gobierno estatal. García Sanmartín incluso guardó tiempo para un análisis del PP local. “A súa propia dirección elixe a un de Cambados para presidir a Autoridade Portuaria”.

Vilagarcía denuncia el “desleixo” de la Xunta con las unitarias del municipio