El adversario fue el árbitro

El lateral Cotilla acabó de portero tras la expulsión de Álex Cobo | juan acha
|

El árbitro que se convirtió en  viral por solicitar en Twitter que la gente le insultase durante el confinamiento para evitar que perdiesen “su estabilidad mental” pasó ayer a la acción en O Couto. Castro Alarcón le robó el protagonismo en el partido al Arosa, que no había encontrado durante la primera hora de juego en el Ourense CF a ese rival al alza que se presumía en la previa. El equipo de Rafa Sáez fue superior en todo a los pontinos, también en el marcador tras el golazo de Róber. Fue entonces cuando el guión cambió por completo tras dos expulsiones en apenas dos minutos.  Pedro García  vio la roja directa por un derribo en campo rival y Mon la segunda amarilla tras su primera falta en el partido, ya que la primera amarilla la vio por un derribo cometido por su compañero Campillo en la primera parte. 

A las protestadas expulsiones les siguió un penalti por mano de Pedro Beda, que Álex Cobo detuvo. Fue prácticamente la única ocasión clara que tuvo el Ourense CF contra nueve durante casi media hora, hasta que en el 89 logró empatar por medio de Cássio. En el tiempo de aumento el árbitro mostró dos tarjetas amarillas seguidas a Álex Cobo por pérdida de tiempo, la segunda tras retrasar el balón para el saque de puerta a instancias de un asistente. Fue la guinda del pastel. El Arosa acabó con 8, con Cotilla bajo palos y con una escabechina en forma de tarjetas que le condicionan también la próxima cita ante el Barco.

El empate fue un mal menor, porque el contexto en la segunda parte con el árbitro como único adversario temible pintaba más oscuro. El esfuerzo físico titánico de los jugadores y su buena disposición táctica jugando un 1-5-3 explican su resistencia. El equipo arlequinado se agarró a la épica en inferioridad y al buen juego en igualdad numérica. Y es que antes de que el colegiado entrara en juego, en O Couto se vio a un fantástico Arosa.

Empezó mandando, demostrando que los 35 días sin competir no iban a ser un problema. Jugando con jerarquía, bien posicionado y recuperando balones que le permitieron desplegarse en campo contrario entrando sobre todo por la banda derecha. En su primer córner a favor a los dos minutos los visitantes pidieron penalti en un agarrón bastante claro sobre Ross. Lo vio todo el mundo, excepto el árbitro viral. 

Salvo un remate de Borja Domingo a los cinco minutos que atrapó sin dificultades Álex Cobo, el Ourense CF no generó nada de peligro en la primera media hora de juego. Fue el equipo de Rafa Sáez el que estuvo más incisivo, pero fallón en la toma de decisiones en área rival. 
En el segundo córner favorable a los arlequinados antes del cuarto de hora, Róber estuvo a punto de hacer un gol olímpico pero el meta Juanvi despejó con apuros. Solo unos instantes después el central zurdo Ross recuperó en el centro del campo, salió en conducción y cuando llegó al borde del área local optó por rematar con poco “punch” cuando llevaba a su derecha a Javi Otero. El extremo de Vilalonga le generó bastante problemas al lateral local Ebuka. A los 17 minutos le robó la cartera, remontó línea de fondo pero Otero tardó en poner el pase atrás a sus compañeros en el área, dejando escapar otra llegada. 

Mediada la primera parte el equipo pontino sufrió un contratiempo con la lesión de Borja Domingo, que se dañó el pie en un balón dividido al que llegó expeditivo el central Campillo. La referencia ofensiva local intentó reincorporarse al juego pero tuvo que dejar su sitio a Ces Cotos. Pese a la lesión de Domingo, el Ourense niveló el juego antes del descanso, llegando con algún centro por banda pero sin generar ocasiones. 

El Arosa bajó enteros, una vez que Mon, el cerebro en el centro del campo, perdió protagonismo. De todas formas justo antes del descanso el equipo de Vilagarcía perdonó otra buena ocasión. Esta vez fue Pedro Beda el que profundizó en banda derecha a la espalda del superado Ebuka. El pase de la muerte del brasileño quedó suelto en el punto de penalti para Javi Otero, que se resbaló justo antes de golpear y su remate salió centrado y con poca fuerza. Y es que el campo, blando y pesado, fue poniéndose peor con el paso de los minutos.x

Tarjetas rojas traigo
El partido se reanudó con una ocasión local. Andoni, más cómodo partiendo desde la izquierda que en la mediapunta tras el cambio de Borja Domingo, tiró una diagonal por el pico del área grande y remató desviado. 

Pese a este primer aviso local, el Arosa pasó a dominar por completo y a jugar cerca del área rival rondando el gol. Y así llegó el 0-1, en una jugada larga, que fue de derecha a izquierda. Combinaron Fontán con Beda, que dio continuidad hacia Julio, el balón llegó a Róber, que se lo acomodó para la izquierda para recortar hacia dentro y sacarse un derechazo potente que se coló por la escuadra. 

Tras el gol nada cambió, el Arosa siguió pisando área rival, ahogando y robando al Ourense CF en su campo y buscando el segundo, con un disparo de Coti como otra buena oportunidad. Pero el partido se le complicó a los de Vilagarcía cuando Pedro García derribó a Ces Cotos en la medular y el árbitro le mostró una roja muy protestada por los visitantes. García llega a pisar de forma involuntaria en la caída al jugador local,  y el árbitro hizo su libre interpretación de la acción.

Solo unos minutos después Castro Alarcón se sacó como un resorte la amarilla del bolsillo para mostrársela a Mon por una falta en el centro del campo a Wadir. Era la segunda y el Arosa se quedó con nueve con casi media hora por delante. Por lo que tuvo que juntar líneas cerca de su área y limitarse a defender las llegadas constantes del Ourense CF, sobre todo a través de saques de esquina. 

Rafa Sáez trató de aportar más piezas para el trabajo sin balón con la entrada de Sidibé y Piay. Cobo sacó una buena mano a disparo lejano de Cássio. En el 73 el árbitro pitó penalti por una supuesta mano de Beda, ante la desesperación visitante. Andoni lanzó el penalti y Álex Cobo rechazó el balón tras lanzarse a su derecha.

En el 76 el Arosa, aún con 9, tuvo el 0-2 en un zapatazo de Pedro Beda desde 25 metros que se estrelló en el larguero. El  reloj fue jugando en favor de los visitantes, bien perpetrados con una línea de 5 en defensa y 3 jugadores por delante. Pero en el 89 llegó el empate, en un buen movimiento de William con un centro que empujó en área pequeña Cássio. El árbitro aún tenía una sorpresa final para los visitantes, al mostrar dos amarillas a Álex Cobo seguidas por pérdida de tiempo en un saque de portería en el minuto 90. Cotilla se enfundó los guantes y jugó varios minutos de portero sin que el Ourense CF le tirase  a gol.

El adversario fue el árbitro