Denuncian que se ha modificado el proyecto inicial de la variante de Ribeira para construir un gran viaducto que no figuraba

Los afectados han celebrado reuniones para analizar el proyecto de la variante | Chechu
|

La coordinadora de afectados por el proyecto de construcción de la variante de Ribeira impulsado por la Xunta de Galicia vuelven a expresar su indignación, pero en esta ocasión lo hacen después de que vecinos de los lugares de Cruxeiras y Deán Pequeño le informasen de que se ha modificado el proyecto inicial de dicha infraestructura viaria, “ya que se están realizando sondeos en sus terrenos para la construcción de un gran viaducto, que no aparece en el proyecto sometido a exposición pública”, manifestó su portavoz, Javier Gordillo Franco, y que tendría una altura de más de 20 metros y una longitud de unos 800 metros.


Desde el colectivo de afectados por la variante precisan que el Mapa Geocientífico del Medio Natural de A Coruña, del Instituto Geológico y Minero de España (1984), indica que la zona de Cruxeiras presenta un tipo de problemas para la construcción de carreteras, como pendientes topográficas superiores al 15%, pudiendo alcanzar el 30%. Añade que en el Mapa Geológico de España se puede ver que el área mencionada está surcada por fallas que fracturan la roca granítica, algunas de ellas cercanas al trazado propuesto. A ello suma que, tal y como ya se indicó desde un primer momento, el proyecto de la Xunta pretende movilizar 300.000 metros cúbicos de tierras para salvar los importantes desniveles, “con un alto coste medioambiental”, señalan los afectados.


Propietarios de terrenos por los que atraviesa dicha variante no entienden como, pese a que ese nuevo vial pasará por una zona tan delicada como la de Cruxeiras, no se han realizado las calicatas sobre el replanteo previsto en el proyecto y si en sus inmediaciones, tal y como se reconoce en el mismo proyecto. “Muy probablemente la Xunta no admitiría a trámite un proyecto similar si fuera hecho por otra entidad pública o privada”, dicen desde la coordinadora. Además, apuntan que no se prevén muros de contención reforzados en los taludes que se creen para salvar los grandes desniveles, con el posible riesgo de deslizamiento de tierras. Por ello se preguntan “quién se va a responsabilizar de los potenciales riesgos del trazado por terrenos de las referidas características y con fallas de fractura.


Por otro lado, le reprochan al alcalde ribeirense que sigue sin constituirse la comisión de expertos independientes para realizar un estudio comparativo de las tres alternativas de la variante, aprobada por el pleno del pasado 19 de octubre. “Da la impresión de que se está retrasando intencionadamente a la espera de que la Xunta resuelva las alegaciones presentadas y entonces se considere innecesaria”, agregaron. 

Denuncian que se ha modificado el proyecto inicial de la variante de Ribeira para construir un gran viaducto que no figuraba