“Hablamos español” vuelve a Sanxenxo contra el criterio del Concello, que le acusa de buscar “polémica”

Un momento de la intervención policial de su primera recogida de firmas, en julio | mercedes rolán
|

La plataforma “Hablamos español” volverá este domingo a recoger firmas a Sanxenxo para alimentar una Iniciativa Legislativa Popular (ILP) “a favor de la libertad de elección de lengua” después de que la primera, celebrada en julio, terminara en altercados y con la intervención de Policía y Guardia Civil. Ha obtenido permiso de la Subdelegación de Gobierno contra el criterio del bipartito quien ayer fue muy crítico con la entidad porque considera que “su verdadera intención” es aprovecharse de Sanxenxo como “principal destino turístico de Galicia” para “crear polémica para lograr mayor repercusión mediática para su colectivo y su principal dirigente”.
El Concello expuso ayer que tiene las manos atadas ante la petición de la asociación a la que “asiste” su derecho constitucional a realizar una recogida de firmas. Sin embargo, a través del jefe de la Policía Local “desaconsejó la autorización” por los “incidentes ocurridos en la anterior ocasión y porque la fecha solicitada coincide en plenas fiestas patronales”. Pero además, le parece “evidente” que su intención es “utilizar el escaparate de Sanxenxo como principal destino turístico de Galicia para que sus actos adquieran la repercusión mediática que no tendrían de otra forma”.

Intenciones
Los responsables municipales añaden, en un comunicado muy duro contra “Hablamos español”, que “se intuyen segundas intenciones menos plausibles y menos democráticas” que nutrir una ILP a favor de la libertad de elegir la lengua. Es más, considera que la “verdadera intención” de la asociación “no es recoger firmas sino crear polémica para lograr mayor repercusión mediática para su colectivo y su principal dirigente”.
Las mismas fuentes exponen que si su único objetivo fuera recoger firmas, “utilizarían otros medios tecnológicos bastante más eficaces y habituales” en estas cuestiones y como hacen otras asociaciones.
El bipartito también rechaza “cualquier intento de aprovechar el acto autorizado por la Subdelegación para buscar polémicas y enfrentamientos por parte de colectivos de signo ideológico contrario”. De hecho, aunque “respeta” la decisión de la administración estatal de concederle permiso para instalar una mesa en la céntrica plaza Pascual Veiga, pide a “los vecinos y, especialmente a los concejales de la Corporación, que eviten participar en calquier confrontación” para “no favorecer con una nueva polémica los intereses” de esta asociación y evitar “manchar el buen nombre de Sanxenxo”.

Rechazo a golpe de pandereta
En los altercados de julio, un grupo de personas, entre ellos una concejala del BNG, recibieron a los miembros de “Hablamos español” a ritmo de gaita y pandereta con cánticos a favor del topónimo oficial del municipio, Sanxenxo, (la entidad utiliza erróneamente Sangenjo). El ambiente se fue caldeando hasta que tuvo que mediar la Policía Local y la Guardia Civil para evitar un enfrentamiento mayor.

“Buena convivencia”
Desde el Ejecutivo presidido por el popular Telmo Martín también expusieron que la mayor parte de la sociedad actúa “con más sentido común” que los “polos opuestos que suelen coincidir en el interés de alterar y perjudicar la buena convivencia” y “no comparte los planteamientos radicales” y “hace uso de su libertad de hablar gallego o castellano cuándo y cómo quiera”. l

“Hablamos español” vuelve a Sanxenxo contra el criterio del Concello, que le acusa de buscar “polémica”