El choque entre un tráiler y un bus obliga a cortar la N-550 en Caldas

La luna del autobús quedó totalmente destrozada | gonzalo salgado
|

El choque entre un tráiler y un autobús obligó a cortar los dos carriles de circulación en la N-550, en Caldas. El suceso ocurrió en torno a las doce de la mañana de ayer a la altura de la empresa Congelados Clavo, ya en la parroquia de Bemil y en dirección Santiago. El impacto entre los dos vehículos se saldó, por fortuna, sin heridos de consideración. Eso sí, los daños materiales en sendos vehículos fueron notables. El siniestro obligó a cortar la circulación durante bastante tiempo en este punto y también en el vial secundario que une precisamente esa parte de la N-550 con la parroquia de San Clemente. Hasta el lugar se desplazaron efectivos del servicio de Protección Civil de Caldas, así como de la Guardia Civil de Tráfico y de Mantenimiento de Carreteras. También una brigada de los Bombeiros do Salnés para limpiar la carretera debido a que, por el impacto, parte del depósito de gasolina del camión se cayó sobre la calzada.

En el momento del siniestro caían fuertes precipitaciones, lo que pudo haber dificultado la visibilidad en ese punto concreto de la carretera.
El de Caldas no fue el único siniestro registrado ayer en las carreteras de la comarca de Ulla-Umia. De madrugada, sobre las siete menos cuarto, un vecino de Carnota resultó herido de consideración tras sufrir un aparatoso accidente en la recta de A Anllada, a tan solo un kilómetro de distancia de donde tuvo lugar un accidente hace tan solo dos días y que se saldó con dos heridos. En esta ocasión el suceso fue en el punto kilométrico 2013.400.

En la actuación estuvo el GES de A Estrada, el servicio de Emerxencias de Cuntis, Bombeiros do Salnés y la Guardia Civil de Tráfico, así como Mantenimiento de Carreteras.

El choque entre un tráiler y un bus obliga a cortar la N-550 en Caldas