La Praza recuperará la fisionomía de los años 20 y verá reforzada la segunda planta

Diario de Arousa-2015-04-01-002-71992a0d
|

Se hizo esperar, y mucho, pero los placeros conocieron ayer la idea que el gobierno local de Vilagarcía tiene para la segunda fase de reforma del Mercado de Abastos. Más de un centenar de vendedores asistieron a una presentación presidida por el alcalde, Tomás Fole. Los minutos previos a la reunión fueron tensos con un tono elevado en el intercambio de pareceres entre el regidor, la edil de Mercados y la directiva de los placeros.
El proyecto, que todavía es susceptible de modificaciones, contempla la recuperación de la fisionomía original del edificio, que data de los años 20. Esto obliga a derribar el módulo construido en los 70 para unir el inmueble principal con el de la verdura. La fachada oeste ganará en protagonismo y se derribará el muro que ahora la cubre. Y hay más. Se nivelarán y se quitarán rasantes en toda el ala inferior y se potenciará la segunda planta del edificio. ¿Cómo? Pues creando una entreplanta con forma de patio interior que servirá para crear más espacios comerciales pegados a las paredes. De hecho, y a consecuencia de las obras, en la planta baja se perderán algunos puestos.
      La disposición del bajo del ala oeste será similar a la de la este. De hecho se pondrá puestos cerrados en los laterales y mostradores en el centro.

descarte de derribo
Lo que queda claro es que el gobierno local descarta por completo el derribo de la Praza da Verdura. De hecho en la presentación del proyecto se manifestó que este edificio será objeto de una actuación propia de puesta en valor cuya idea ya está presentada ante la Consellería de Industria para ser financiada a través de las subvenciones anuales que el organismo convoca cada año para la mejora de los mercados públicos. De hecho fue a través de esta misma línea de ayudas como se consiguió actuar en los puestos exteriores del edificio principal de la Praza de Abastos. La idea del ejecutivo conservador es que tanto la segunda fase de reforma del edificio como la parte que afecta al de la Verdura se puedan llevar a cabo durante el año que está en transcurso.
El malestar entre la directiva de placeros, que considera necesaria la ejecución de un aparcamiento decente, era palpable ayer. Y es que en un primer momento la idea era derribar el edificio de la Verdura para que quedase libre una parcela para el estacionamiento. “Non sei por qué motivo a partir do mes de setembro cambiaron de idea. Xa sei que son moitos votos, pero hai que ser coherente”, le decían desde la directiva al alcalde. El regidor les apuntó “¿Y qué quieren? ¿Que las dejemos en la calle?”. Una situación que se fue calmando con los minutos.

La Praza recuperará la fisionomía de los años 20 y verá reforzada la segunda planta