Camiseta de fútbol y jamón para el sacerdote que sigue dando misa en Ribadumia en su centésimo cumpleaños

El homenajeado en su cumpleaños, ayer, siguió ayer al pie del cañón dando misa en la iglesia ribadumiense | gonzalo salgado
|

De momento no entra en los planes de Dositeo Valiñas la jubilación. El párroco de Ribadumia no pone fecha y sigue atendiendo los oficios y quehaceres diarios de sus dos parroquias. Ayer cumplió cien años, pero el tiempo no pasa por él.


La normativa anti-Covid lo descafeinó todo, pero no logró evitar las numerosas muestras de cariño, que consiguieron llegar hasta el sacerdote: A distancia, con mascarilla, por teléfono o en forma de regalos

Don Dositeo presidió la misa de domingo en Ribadumia, a la que acudieron representantes del Concello, encabezados por el alcalde, David Castro. También del club CD Ribadumia, algunos vecinos, siempre dentro de los aforos marcados, y algunos compañeros.


La cita sirvió para entregarle algunos de los presentes, destacando una camiseta del club de fútbol, del que es gran seguidor. No en vano siguió como el que más, a través de la pantalla y hace cosa de dos meses, el histórico debut del CD Ribadumia en la Copa del Rey. Así que, desde ayer, el sacerdote cuenta con su camiseta oficial del Ribadumia, con su nombre, conmemorativa de su centenario.


Los compañeros sacerdotes le entregaron una cesta fruta, un jamón y bombones; la parroquia se puso de gala para la efeméride y el Concello completó más obsequios con chaqueta, gorra y otros detalles.


No pudo haber ayer multitudes ni abrazos. Pero el calor humano se canalizó a través de una cascada de llamadas telefónicas y mensajes de texto que no dejaron de llegar a la casa rectoral en todo el fin de semana. “Case non o deixaron comer, explicaban ayer. “Canso, pero moi contento”, Dositeo Valiñas sigue, como siempre, al pie del cañón.

Camiseta de fútbol y jamón para el sacerdote que sigue dando misa en Ribadumia en su centésimo cumpleaños